Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Duro prevé crecer en almacenamiento para hidrógeno y metanol en plena crisis energética

La compañía sostiene que la incertidumbre global, que ha demorado la contratación, abre nuevas posibilidades y expectativas de negocio

Jaime Argüelles, en la junta general de accionistas de anteayer en Gijón. | Juan Plaza

Las dificultades internacionales (alta inflación, crisis energética y de suministros, y guerra en Ucrania), que han motivado un retraso en la formalización de las nuevas contrataciones que Duro Felguera tiene en muy avanzado estado de negociación –a la espera en algunos casos de la firma definitiva por el cliente–, podrían constituir una "oportunidad" para la empresa, argumentaron su presidenta, Rosa Aza, y su consejero delegado, Jaime Argüelles, en la junta general de accionistas de anteayer en Gijón.

Aunque la "elevada incertidumbre ha ralentizado la toma de decisiones de muchos inversores", con el "aplazamiento de algunos proyectos" –en expresión de los dirigentes de Duro–, "la crisis energética" desencadenada por la alta tensión entre Rusia y Ucrania en el segundo semestre de 2021, y sobre todo por la guerra a partir de febrero pasado, puede brindar nuevas expectativas de negocio, según la ingeniería asturiana, que pretende acelerar la contratación en lo que resta de ejercicio así como el refuerzo de su base accionarial mediante la incorporación de uno o varios inversores de perfil industrial antes de fin de año.

"Este escenario de incertidumbre política ofrece oportunidades por la creciente aspiración de independencia energética y necesidades de almacenamiento", dijo Argüelles.

Duro pretende seguir en el mercado de la fabricación de instalaciones y equipos de energía convencional (una de sus especializaciones desde hace decenios) e introducirse con decisión en renovables (caso de la fabricación en El Musel de estructuras para parques eólicos marinos), hidrógeno (un ámbito en el que ya participa en varios proyectos), gas natural licuado (que está tomando una relevancia creciente en sustitución del gas natural ruso) y almacenamiento tanto para hidrógeno como para metanol.

En primer término, Jaime Argüelles; en la pantalla superior, Rosa Aza, en la junta general de accionistas de anteayer en Gijón. | Juan Plaza

"El taller de calderería pesada de Duro Felguera para la fabricación de recipientes a presión (esferas y tanques) es uno de los mejores del mundo por su capacidad técnica y perfil del producto", dijo Argüelles, y "esta planta tiene una gran simbiosis con petróleo y gas, y ahora también ofrecemos esa sinergia para el mundo del hidrógeno. El hidrógeno y el metanol necesitan este tipo de almacenamientos, y ahí Duro Felguera puede aportar mucho y tiene una gran oportunidad", señaló.

Aza destacó que la Comisión Europa ha seleccionado a la compañía para participar en las mesas que sobre el hidrógeno organiza el ejecutivo europeo. "Afloran oportunidades nuevas", explicó Argüelles.

Sobre la fabricación de equipos eólicos, la dirección de Duro sostuvo que "el otorgamiento de la concesión" de terreno en El Musel está pendiente de la resolución de la Autoridad Portuaria.

Argüelles proclamó que el objetivo prioritario de Duro Felguera es "contratar, contratar, contratar".

Compartir el artículo

stats