Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fade pide que el límite al consumo de gas no dañe a la industria regional

La patronal solicita más ayudas por interrumpibilidad, menor coste de CO2 y acelerar los planes de hidrógeno y biocombustibles

Reunión ayer del consejero de Industia y FADE.

La Federación Asturiana de Empresarios (FADE) pidió ayer al Principado trabajar conjuntamente para que la reducción del consumo de gas natural del 15% recomendado por la UE a los países miembros (España pretende que en su caso sea del 7%) no entrañe paradas de producción de la industria, lo que afectaría al empleo, y aun más si esa merma se convirtiese en obligatoria.

María Calvo, presidenta de la patronal asturiana, argumentó que una medida de esta naturaleza tendría un elevado coste para la economía de la región si exigiese reducciones de la producción, dado que la industia asturiana es intensiva en consumo de este hidrocarburo: supone, dijo, el 3% de la demanda nacional, una ratio superior al peso del Principado en la economía y la población españolas.

Calvo sostuvo que para más del 50% de la industria asturiana el coste energético aumentó más del 100% y para el 20%, más del 200%. Y que en el caso del gas el incremento es aún mayor.

Por estas razones, FADE reclama que la reducción del consumo se mida en conjunto y no empresa por empresa, de modo que si alguna empresa para o reduce producción –como ya ocurre– pueda ser compensado con menores restricciones para otras. A su vez, demandó que se aumenten las compensaciones por interrumpibilidad a la industria electrointensiva, que el impuesto a las energéticas por susbeneficios extraordinarios sea finalista y que revierta en lo más afectados, que son las industrias, y que se limite el coste de los derechos de emisión de CO2.

Como medidas a medio plazo, la patronal planteó que se aceleren los proyectos de hidrógeno y de biocombustibles mediante cambios regulatorios y legales que les permitan ser rentables y anticipar así la sustitución de los hidrocarburos.

La Consejería de Industria, a la que se le entregó un un documento elaborado por el Clúster de Industrias Químicas y Procesos (IQPA) donde se proponen medidas para paliar los efectos de la posible reducción obligatoria de consumo de gas, valoró "positivamente" las propuestas empresariales e informó que se ha acordado "mantener una interlocución permanente en todos los asuntos energéticos que afecten a las empresas asturianas, sobre los que hay un elevado nivel de coincidencia".

Según el informe de IQPA, la industria supone el 39,5% del consumo de gas de Asturias; el sector eléctrico, el 46,7%, y los hogares y los servicios, el 13,8%.

Compartir el artículo

stats