Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las pensiones subirán casi el 8,5% y se acercarán a 6.000 millones en Asturias

Las prestaciones aumentarán en 109 euros mensuales de media en la región, y las de jubilación tendrán un incremento de casi 128 euros

Pensionistas en un parque.

Las pensiones contributivas subirán en enero el 8,458%, de acuerdo con la inflación media entre diciembre de 2021 y noviembre de 2022, si el próximo día 14 se confirma el dato adelantado de la inflación de noviembre (6,8%) que ayer difundió con carácter provisional el Instituto Nacional de Estadística (INE). El incremento es casi coincidente con la previsión que había hecho el Gobierno (8,5%) en su proyecto presupuestario.

La revisión de las pensiones de acuerdo con la inflación para garantizar su capacidad adquisitiva (un compromiso del Pacto de Toledo que fue recuperado por el Gobierno en 2021 tras haber sido suprimido en 2013) supondrá que la nómina total de las prestaciones ascenderá en Asturias a más de 5.828 millones en 2023 (cerca por consiguiente de los 6.000 millones), 465,5 millones por encima del importe de este año, y que se repartirán entre 270.388 pensionistas asturianos, perceptores de 299.292 pensiones en sus diversas variantes (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y favor de familiar).

El mayor peso corresponde a las pensiones de jubilación, que en la región suman 183.302 prestaciones, de las que son perceptores 181.323 asturianos. Los jubilados de la comunidad ingresarán el año próximo 328,15 millones más que en 2022 en 14 pagas. Por vez primera, la nómina de las pensiones de jubilación superará los 4.000 millones en Asturias y se situará en 4.188,81 millones.

Calcula la revalorización de tu pensión en 2023

Introduce tu pensión actual

La pensión media del sistema en el Principado se acrecentará desde enero en 108,96 euros mensuales (se situará en 1.390,9 euros como media), aunque existe una amplia heterogeneidad en función de la clase de pensión de que se trate.

Las de jubilación (que son las más numerosas y cuantiosas) se incrementarán en 127,87 euros mensuales y alcanzarán como media los 1.632,28 euros. En Asturias hay en este momento (con datos de octubre) 181.323 jubilados, que perciben 183.302 pensiones de este tipo.

Las pensiones de incapacidad permanente (hay 26.431 beneficiarios en la región) experimentarán un incremento de 100,18 euros, y alcanzarán los 1.278,79 euros como promedio. Las de viudedad (con 78.813 personas que las perciben en el Principado) se situarán por término medio en 967,88 euros, lo que supone 75,82 euros más que este año. Las de favor de familiares se incrementarán en 73,82 euros, hasta 942,34 euros de media para sus 1.867 titulares. Y las de orfandad, que reciben 8.704 personas, se mejorarán en 45,2 euros, hasta un promedio de 577 euros.

Las pensiones asturianas son las segundas de cuantía promedio más elevada de España, sólo por detrás de las del País Vasco, y Asturias, aquejada de un acusado envejecimiento demográfico, concentra casi el 3% (el 2,99%) de los 9,022 millones de beneficiarios en España, cuando la población total de la comunidad representa el 2,12% del censo nacional.

La fuerte dependencia de la economía asturiana de este tipo de rentas transferidas por la caja única de la Seguridad Social (lo que repercute en el nivel de vida, el consumo, la capacidad de ahorro y el poder adquisitivo de la comunidad) confiere un valor extra en Asturias a la actualización de las pensiones en función de la inflación, a diferencia de lo ocurrido cuando se suprimió este criterio de actualización con la reforma del sistema realizada en 2013. Sin embargo, la indexación de las pensiones al índice de precios de consumo promedio del ejercicio precedente supondrá un sobreesfuerzo para la Seguridad Social de unos 12.955 millones, que será la cifra en la que aumentará la nómina –sin contar las nuevas incorporaciones y bajas que se produzcan durante el próximo ejercicio–, hasta situarse en un desembolso anual superior a los 165.367 millones. Esta cifra se rebasará con toda seguridad, dado que las incorporaciones generan derechos de cobro de importe superior al de los beneficiarios que causan baja por defunción. Y más cuando están entrando en el sistema las primeras cohortes de la llamada generación del "boom" demográfico, por lo que las altas serán más numerosas que las bajas.

Las pensiones no contributivas subirán el 15% el año próximo.

Compartir el artículo

stats