Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BRUNO SÁNCHEZ-ANDRADE NUÑO | Cabeza de lista de Volt en España para las europeas

"El sueño europeo es mucho mejor que el americano, hay mucha más igualdad social"

"El cambio climático y la calidad del aire requieren políticas globales porque nos afectan a todos, mejor afrontarlas con presupuestos europeos"

Bruno Sánchez-Andrade, en la plaza del Fresno.

Bruno Sánchez-Andrade, en la plaza del Fresno. CAROLINA DÍAZ

Será el único cabeza de lista asturiano en las eleccioneseuropeas del próximo 26 de mayo. Pero no es político, sino científico. Ganó las primarias en su organización política pero no se trata de un partido de los tradicionales sino de uno de nueva creación. Bruno Sánchez-Andrade Nuño (Oviedo, 1981)

- ¿Qué es Volt?

-Es una respuesta proeuropea a muchos movimientos antieuropeos que existen ahora, como el Brexit, y a los extremismos ideológicos como los que hay en Hungría, Francia, Italia o Vox en España. La idea es más Europa, muy Europa. Es una empresa difícil pero nuestra visión es bastante clara.

- ¿Qué grado de implantación tienen?

-Contamos con 25.000 voluntarios en 35 países, pero como partido político estamos en trece. Vamos a concurrir a estas elecciones europeas en países como Bulgaria, Suecia, Bélgica, Holanda y en España si conseguimos las 15.000 firmas necesarias, en Alemania ya nos hemos presentado en elecciones locales. Europa es más que una unidad económica o política. Es también una unidad social o cultural, de reconocimiento a la diversidad de cada país pero nos sentimos europeos.

- ¿Es un partido nuevo?

-Sí, totalmente. Es joven en historia y también en sus integrantes, la mayoría jóvenes profesionales aunque en España tenemos gente mayor, jubilados, que cree en un partido tan nuevo como el nuestro para ocupar un espacio en el que no había ninguna propuesta similar.

- ¿Cuál es el espacio ideológico que Volt Europa quiere ocupar?

-Izquierda y derecha son conceptos de la Revolución Francesa, que no tienen mucho sentido hoy en día, pero si he de optar diría que somos de centro, con apuestas que pueden parecer más de izquierda como una educación y una sanidad pública de calidad pero también tenemos partes del programa más liberales, como el apoyo a emprendedores. No venimos a quitar votos a otros partidos sino a animar a mucha gente que ahora no votaba porque no se veía representada en las opciones existentes.

- ¿Surge Volt como respuesta al riesgo de que Europa y su Estado del Bienestar mueran de éxito?

-No somos conscientes de lo mucho que nos ha dado Europa. Mi generación ha crecido en democracia, con paz, sin guerras. He vivido diez años en Estados Unidos y el sueño europeo es mucho mejor que el sueño americano. El sueño europeo tiene la capacidad de dar la oportunidad a todo el mundo pero con mucha más igualdad social. Y queremos más de ese sueño europeo, de esa motivación de la generación Erasmus y del interraíl pero corremos el riesgo de que algunos países, donde están venciendo los extremismos, quieran llevarlo atrás como vemos en Hungría, el Brexit o Vox, que no representan la unión europea. No se debe dividir con mercadeos de odio.

- ¿Por qué un científico da un paso tan disruptivo como entrar en política?

-En parte es por querer devolver algo a esta sociedad, que me ha creado. Casi me muero cuando era pequeñito u salí adelante en Cabueñes; estudié aquí Física. El sistema público ha funcionado conmigo, me ha ido bien y es mi forma de ser patriótico, asturiano, español y europeo. Pero no es una decisión nada fácil. Era amigo de Jo Cox y ella se implicó en política para defender la idea de diversidad. No podemos destruir lo mucho avanzado. No quiero ser un político profesional. Dedico mi año sabático a este reto, pero es algo temporal.

- Transición energética: ¿Riesgo o oportunidad para una región como Asturias?

-El cambio climático y la calidad del aire requieren políticas europeas porque nos afectan a todos. Mejor afrontarlas con presupuestos europeos. Hay que bajar emisiones en Asturias. Somos uno de los lugares que más contamina de Europa y donde la calidad del aire es mala en algunos puntos, pero no se deben perder puestos de trabajo. Asturias debe apostar por la reconversión digital ante la cuarta revolución industrial en la economía. No somos conscientes de lo mucho que puede ayudar Europa.

- Hay una plataforma europea para apoyar a las regiones en transición industrial.

-No se trata sólo de que llegue dinero, hay que gastarlo bien. No todo el dinero que llegó a Asturias se empleó bien por pago de favores o falta de transparencia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats