07 de julio de 2020
07.07.2020
La Nueva España
CONTENIDO PATROCINADO

Una vuelta al cole muy esperada

El Colegio Internacional Meres se prepara, con todas las medidas de protección necesarias y unas instalaciones y un entorno privilegiados, para un retorno a las aulas ansiado por alumnos, familias y profesores

07.07.2020 | 08:51
Una vuelta al cole muy esperada

El Colegio Internacional Meres ha salido reforzado de las adversidades. Aunque la crisis sanitaria provocada por el covid-19 obligó al cierre de todos los centros educativos, el prestigioso centro educativo supo modificar su programación durante el confinamiento y continuó con las clases y su programación académica a través de su plataforma, evitando así que sus alumnos se quedarán atrás en las diferentes materias.

Echando la vista atrás, nadie en este país podría imaginarse a principios de año que un virus procedente de China paralizaría el mundo de la manera en la que lo ha hecho. Gobiernos, empresas y demás instituciones han tenido que organizarse y aprender a salir adelante a pesar de las dificultades, logrando así que su actividad diaria no se viera resentida y, en la medida de lo posible, continuar con una normalidad que nunca volverá a ser la misma. Es una nueva normalidad.

El pasado 14 de marzo, todos los colegios de España se vieron obligados a cerrar. De un día para otro. En un primer momento se pensó que este cierre sería de 15 días, pero el tiempo se prolongó, y los alumnos finalizaron el curso si retomar las clases presenciales. Al menos en el Principado. Ante el desconcierto inicial, y al ser esta una situación sin precedentes, el Colegio Internacional Meres supo coordinarse para que todos sus alumnos pudiesen continuar las clases desde casa. Su método, a tenor de los resultados, fue todo un éxito. Desde el primer momento los responsables del centro acompañaron a familias y alumnos teniendo en cuenta sus preocupaciones y dificultades, y la comunicación, ya fuera a través de llamadas telefónicas, correos electrónicos o videollamadas, se intensificó de forma notoria. Lo más importante era que supieran que los profesores y el colegio seguían estando ahí, a su entera disposición para lo que fuera necesario. Era primordial que el alumnado y sus padres lo percibieran así.

Cada día, alumnos y profesores se conectaban a la plataforma de la que dispone el colegio para recibir y descargar las tareas de todas las asignaturas, con el fin de tenerlo todo listo para las distintas clases online de cada materia y recibir así los ánimos necesarios en esta forzosa reclusión que había que intentar llevar de la mejor manera posible. Siguiendo el horario escolar, los equipos de profesores de las diferentes etapas educativas, incluida infantil, impartían sus clases y proponían diversas actividades, acompañadas de vídeos, links, retos€, para que así los alumnos mantuvieran el hábito diario de estudio y trabajo. Unas actividades que todos ellos pudieron realizar en sus casas sin complicaciones y en las que participaron la totalidad de los departamentos del centro, incluidos los de Educación Física, Música y Plástica. Todas ellas fueron corregidas manteniendo un feedback continuo profesor-alumno. En este punto, es importante resaltar que a todos los docentes les alegró recibir mensajes de los alumnos agradeciendo las tareas diarias y a los más pequeños les encantaron las palabras que les dedicaron sus tutoras diariamente.

Durante los más de tres meses de estado de alarma, tanto padres como alumnos y profesores formaron un gran equipo logrando así continuar con éxito la labor educativa en unas circunstancias que fueron totalmente imprevisibles y novedosas para los alumnos de todas las edades. Tanto unos como otros pusieron en práctica valores que forman parte del ADN de este colegio internacional: esfuerzo, responsabilidad, compromiso y ayuda.

Aunque en el colegio apuntan que de momento no hay nada claro de cara al curso que viene, todo parece indicar que los alumnos volverán a las aulas en septiembre continuando con esta "nueva normalidad" que, al menos hasta la fecha, en Asturias se está desarrollando de una manera satisfactoria. Ante esta situación, el Colegio Internacional Meres está adecuando todas sus instalaciones y tomando las medidas de higiene y protección necesarias para ofrecer un ambiente seguro a todos sus alumnos y profesorado.

El centro cuenta con un entorno privilegiado integrado en plena naturaleza con grandes espacios verdes donde poder jugar, aprender y convivir. Además, dispone de unas instalaciones para practicar todo tipo de disciplinas deportivas y de actividad física en pistas cubiertas o al aire libre. Asimismo, la originalidad de su arquitectura, tan innovadora en su día, hace que sus edificios respondan inteligentemente a las diferentes necesidades de cada etapa educativa, pudiendo convertir las clases en espacios diáfanos y amplios para mantener una distancia de seguridad.

El colegio no sólo cuenta con un campus amplio y espacioso que asegura dicha distancia recomendada, sino que además ha intensificado la limpieza de todas las zonas con equipos de desinfección y artículos de protección para el profesorado y el personal que trabaja en el centro. Las aulas, los baños y las zonas comunes contarán, de cara al curso que viene, con productos de higiene y geles hidroalcohólicos para garantizar las normas de seguridad.

Toda precaución será poca para volver a recibir a los alumnos el próximo curso, unos niños y jóvenes que estarán deseando convivir y compartir aprendizaje en las aulas con sus amigos y compañeros. Toda la comunidad educativa del Colegio Internacional Meres espera, más que nunca, abrir sus puertas y acoger con los brazos abiertos a sus alumnos después de un curso pasado que se quedó sin primavera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook