02 de junio de 2018
02.06.2018
Nuevo Ejecutivo

Pedro Sánchez perfila un Gobierno con su núcleo duro

Cataluña y financiación autonómica, entre las tareas inmediatas de un Ejecutivo que se conocerá a comienzos de la próxima semana - El nuevo presidente del Gobierno toma posesión en Zarzuela sin la Biblia ni el crucifijo

02.06.2018 | 21:18
Pedro Sánchez,junto al Rey y Rajoy, tras tomar posesión de su cargo.

La crisis política de Cataluña ante el desafío independentista es el principal reto que Pedro Sánchez, que ha tomado posesión este sábado como presidente del Gobierno ante el Rey, tiene por delante, aunque también deberá concretar el nuevo modelo de financiación autonómica, el pacto educativo y afrontar los presupuestos para el próximo año.

Sánchez ha prometido el cargo de presidente del Gobierno, en un acto en el Palacio de la Zarzuela en el que la novedad ha sido que por primera vez en democracia lo ha hecho ante la Constitución pero sin presencia de la Biblia y del crucifijo.

Sánchez ha optado por esta fórmula después de que la Casa del Rey acordara en julio de 2014, poco después de la proclamación de Felipe VI, dar la opción a los altos cargos de jurar o prometer ante la Biblia y la cruz o sin ellas delante.


La toma de posesión de Pedro Sánchez, en fotos.

Sánchez se define como ateo y siempre ha sido firme defensor de que España sea un estado laico, de retirar la religión de los colegios públicos y de revisar el Concordato con el Vaticano. La ceremonia se ha celebrado en el Salón de Audiencias con la presencia del jefe del Ejecutivo saliente, Mariano Rajoy, y de las principales autoridades del Estado.

El nuevo presidente del Gobierno ultima el organigrama de su Ejecutivo, que quiere tener cerrado para primeros de semana, cuando se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE), confirman a Europa Press fuentes de su entorno.

Margarita Robles y Adriana Lastra son dos de los nombres favoritos para entrar en el ejecutivo de Pedro Sánchez. Vídeo: Agencia Atlas Foto: EFE

De la boca de Sánchez tan sólo han salido dos indicaciones: será un Ejecutivo del PSOE y paritario. La portavoz parlamentaria del PSOE y una de las personas del 'núcleo duro' de Sánchez, Margarita Robles, confirmaba este sábado en una entrevista en la Cadena Cope que no incluirá a ministros de Podemos.

Otra decisión que Sánchez deberá tomar tendrá que ver con la persona o personas que pone al frente de la vicepresidencia o vicepresidencias, si crea más de una. Entre los altos cargos del partido, la persona más nombrada para asumir este papel es Carmen Calvo, según ha constatado Europa Press entre las fuentes consultadas.

En la dirección socialista se asume que Margarita Robles abandonará su responsabilidad al frente del Grupo Parlamentario Socialista para dirigir un Ministerio que le fuera familiar, como podría ser el de Interior o Justicia, en los que tuvo en el pasado puestos de responsabilidad bajo los Gobiernos de Felipe González.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, es otro de los nombres más citados para entrar en el Ejecutivo, pero casi nadie quiere que abandone su actual responsabilidad en el partido.

La actual vicesecretaria general del partido, Adriana Lastra, y la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, son las otras mujeres que las fuentes consultadas integran en el equipo de fieles del que se rodeará Sánchez en esta nueva etapa.

La hoja de ruta planteada por el líder socialista incluye tres ideas claves – moción de censura, estabilidad y elecciones- pero el periodo necesario para llegar a la última de las fases es imposible de determinar por el momento.

Pedro Sánchez, ante una difícil gobernabilidad. Vídeo: Agencia Atlas Foto: EFE

En el PSOE ya hay quien apuesta por que su líder intentará aguantar todo lo que pueda pese a que hay conciencia de que será muy difícil el día a día con solo 84 diputados, con un Senado con mayoría absoluta del PP, sin mayoría en la Mesa del Congreso y con Podemos tirándose a la "yugular" desde el primer día.

"Puede ser un infierno", reconocen en las filas socialistas teniendo muy presente, aunque no sólo por eso, cómo puede desarrollarse la situación en Cataluña.

Con un horizonte aún incierto de hasta cuándo alargará la legislatura y convocará elecciones, estos son los principales asuntos que Sánchez tendrá que hacer frente en su mandato:


Diálogo con Cataluña sin el 155


La asignatura más peliaguda es Cataluña, donde Sánchez se ha comprometido a entablar una vía de diálogo con el independentismo para buscar "soluciones políticas" y un encaje constitucional de la identidad como "nación" de este territorio, pero sin admitir el derecho a la autodeterminación.

Después de su firme apoyo a Mariano Rajoy en las medidas del Estado contra el desafío soberanista, Sánchez va a encontrar un nuevo escenario al coincidir con el fin de la aplicación del artículo 155 una vez que tomen posesión los nuevos consellers.

El desafío soberanista catalán, en la agenda inmediata de Sánchez. Vídeo: Agencia Atlas Foto: EFE

Tras definir al nuevo presidente de la Generalitat, Quim Torra, como "el Le Pen de la política española" por su "xenofobia y racismo", Sánchez está dispuesto a hablar con él con la advertencia de PP y Ciudadanos de que no respaldan ese diálogo.

Estabilidad presupuestaria y reducir el paro


En el ámbito económico, Sánchez se encontrará con una economía recuperada y creciendo a un ritmo el 3 por ciento anual, pero con una tasa de paro todavía en el 16,7 por ciento -la segunda más alta de la UE por detrás de Grecia- y lejos aún de alcanzar los 20,7 millones de ocupados que había antes de la crisis.

Está por ver si tomará medidas para revertir la reforma laboral que hizo el PP en 2012 y que ha sido, junto a la de las pensiones de 2013, uno de los principales caballos de batalla del PSOE en estos años de oposición.

En el ámbito presupuestario, tendrá que buscar los acuerdos para sacar adelante en julio el techo de gasto de 2019 y tratar de hacer unos nuevos presupuestos, si bien el asumir los del PP para este año resta prisas a la elaboración de las cuentas del año que viene.

Nueva financiación autonómica


La financiación autonómica se ha quedado de nuevo a las puertas de su renovación, pendiente ya desde hace varios años y aplazada una y otra vez, primero por la crisis y después por el desafío soberanista.

Para estos mismos días estaba prevista una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) en la que se preveía poner en común las propuestas de cada comunidad para intentar llegar a un acuerdo lo más pronto posible, para lo que el hasta hoy ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, siempre ha dicho que necesitaba contar con el respaldo socialista.


Pacto educativo y sanidad

El PSOE se ha comprometido a derogar la reforma sanitaria del PP en 2012 que supuso la retirada de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes en situación irregular, revisar los copagos farmacéuticos, elevar la inversión en sanidad al 7 por ciento del PIB y regular la eutanasia.

El nuevo presidente se ha comprometido a impulsar medidas en favor de la mujer, como una ley de igualdad salarial, y desarrollar el pacto contra la violencia machista.

En materia de enseñanza, deberá decidir qué hace con la Lomce, que sigue vigente, y si logra culminar el pacto educativo que el PP no pudo cerrar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine