21 de mayo de 2019
21.05.2019
Constitución de las Cortes

Una tensa sesión constitutiva marca el inicio de la XIII Legislatura

La constitución de las Cortes evidencia la fuerte división entre las diversas fuerzas parlamentarias

21.05.2019 | 14:22
Una tensa sesión constitutiva marca el inicio de la XIII Legislatura

La trifulca y la bronca se han apropiado del Congreso nada más empezar la legislatura debido a las diversas fórmulas que para acatar la Constitución han empleado los diputados catalanes de formaciones independentistas, en especial los cuatro en prisión preventiva al proclamarse "presos políticos", lo que ha provocado una sonora reacción de los grupos de la derecha.

El estreno de la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, no ha podido ser más conflictivo, pues durante el procedimiento de acatamiento con el que los diputados electos se convierten en diputados a todos los efectos no han cesado los abucheos, los golpes en las mesas, los gritos y los encontronazos, como el que han protagonizado el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y la propia Batet.

Aplausos y calurosos saludos para recibir en el hemiciclo a los políticos presos. Agencia Atlas

El episodio ha retratado la t ensión que se ha ido mascando durante el primer pleno del Congreso. Se preveía que la presencia de los cuatro diputados catalanes en prisión, Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull, marcara el estreno de la legislatura, y la realidad ha cumplido el pronóstico.

Ha quedado desdibujada la elección de Batet como presidenta del Congreso tras una primera votación en la que no concitó la mayoría absoluta que reclama el reglamento del Congreso. Se quedó a una papeleta.




Batet, nueva presidenta del Congreso. Agencia ATLAS | EFE

Los 175 votos logrados sí han bastado en la segunda, que requiere mayoría simple. Los apoyos del PSOE, de Unidas Podemos, del PNV, CC, Compromís y PRC lo han hecho posible.

Al también parlamentario del PSC Manuel Cruz, en cambio, amparado por la mayoría absoluta de los socialistas en el Senado, le ha bastado una sola votación.

La presidenta del Congreso ha podido hacerse una idea del clima que le espera en el hemiciclo. Para empezar, tendrá que lidiar con el conflicto que se le avecina en la primera Mesa que convoque, ya que el principal asunto a tratar será decidir si los derechos de los cuatro diputados en prisión quedan suspendidos o no.

La constitución de las Cortes de la XIII Legislatura. EFE

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha asegurado que con el reglamento del Congreso en la mano los parlamentarios no pueden ejercer sus funciones.

A la espera de la decisión, y del previsible informe que al respecto hagan los letrados de la Cámara si así lo pide la presidenta, PP, Cs y Vox siguen aumentando la presión y este mismo martes han registrado los escritos con los que solicitan la suspensión inmediata de las funciones de Junqueras, Sànchez, Rull y Turull. Igual para el senador Raül Romeva.

Las diatribas de estos tres partidos contra los diputados independentistas se han recrudecido a raíz del trámite de acatamiento, ya que los cuatro han recurrido a fórmulas que les han exasperado. Junqueras se ha proclamado "preso político" y los tres restantes, de JxCat, han aludido a la "lealtad al mandato democrático del 1 de octubre y al pueblo de Cataluña".

Así que cada vez que un diputado de un partido independentista se levantaba del escaño y hablaba del referéndum del 1 de octubre, o de la libertad o de la república, los 24 parlamentarios de Vox golpeaban las mesas y los del PP y Cs gritaban.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, había pedido al dar paso a los acatamientos de la Constitución que esperaba no tener que intervenir porque los diputados hicieran uso correcto de su palabra.

Sin embargo, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha pedido su intervención por una cuestión de orden contra las fórmulas de acatamiento utilizadas por los independentistas, ante lo que Meritxell Batet ha respondido que no iba a interrumpir el Pleno.



Al terminar los juramentos, Albert Rivera le ha reprochado que se haya "insultado al decoro" de la Cámara porque se ha permitido hablar de "presos políticos en una democracia" y le ha pedido actuar contra este tipo de actuaciones.

"No se ha mermado la esencia del acatamiento, que es el compromiso de respeto a la Constitución, y esta presidencia será ejercida para que en todo momento haya respeto a la Constitución", ha respondido la presidenta del Congreso, que considera que todas estas fórmulas han sido respetuosas con el ordenamiento jurídico y con las distintas sentencias del Tribunal Constitucional.

"Lucha" por los escaños

El día comenzó con roces al colocarse el líder de Vox en el escaño que habitualmente corresponde al portavoz del grupo socialista, justo detrás del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

Sánchez saluda a Abascal. EFE


En la sesión constituyente, al no tener los diputados escaños asignados, estos se sientan donde pueden. Vox se ha instalado en la bancada socialista, y allí, resistiendo, ha estado toda la mañana el socialista José Zaragoza, situado entre Abascal y Espinosa de los Monteros.

La Mesa de Edad, presidida por un médico jubilado de 73 años, nacido en Burgos, diputado socialista, de nombre Agustín Zamarrón, ha dirigido el pleno durante las votaciones de los puestos de la Mesa, que ya está configurada y será, como se esperaba, de mayoría progresista.

El arranque de la Legislatura, en imágenes.

Entre tanta tensión, las maneras de Zamarrón al frente del pleno, entre el rigor y el humor, quedan ya como un contrapunto de la crispación de después.

El Senado también ha deparado sorpresas, la primera en la Mesa, pues el PSOE ha arrebatado el puesto que en principio iba a ser del PP y ha recuperado la mayoría absoluta en este órgano.

Las miradas en la Cámara Alta se han dirigido a Römeva, quien ha prometido el cargo como "preso político" arropado por los doce senadores de ERC.

Sabedores de que les aguardan debates ásperos, Cruz y Batet han coincidido en sus intervenciones en pedir altura de miras. El primero ha abogado por hacer del Senado una "auténtica cámara territorial influyente".

Batet ha lanzado tres consignas: por un lado, ejercer la democracia sin "faltas de respeto"; por otro, que ningún partido se arrogue la "representación exclusiva" de España; y por último, la defensa de la constitucionalidad de la cámara.

Encuentro de Batet y Cruz con el Rey

Una vez constituidas las Cámaras, el Rey recibirá este miércoles en el Palacio de la Zarzuela a la nueva presidenta del Congreso, Meritxell Battet, y al del Senado, Manuel Cruz, quienes le comunicarán oficialmente la constitución de sus respectivas cámaras.

Fuentes de la Casa Real han informado a Efe de que la reunión de Felipe VI con Batet será a las 11:00 horas, mientras que una hora más tarde, a las 12:00, recibirá al presidente de la Cámara Alta.

Con este trámite se inicia el proceso para que el jefe del Estado designe un candidato que intente conseguir la mayoría suficiente del Congreso para ser investido como presidente del Gobierno.

En la primera reunión del Rey con un presidente del Congreso recién elegido, éste le traslada la relación de fuerzas políticas que componen la Cámara.

A partir de ahí, la Casa Real debe comunicar la fecha y hora de las reuniones del monarca con los representantes de cada uno de los partidos con representación parlamentaria en la tradicional ronda de consultas previa a la designación de un candidato a la presidencia del Gobierno.

Es el artículo 99 de la Constitución el que establece que el Rey, "previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria, y a través del presidente del Congreso, propondrá un candidato a la Presidencia del Gobierno".

No hay plazo alguno para que el Rey convoque esas reuniones, que habitualmente se fijan en orden inverso a su peso parlamentario.

Tras las dos anteriores elecciones generales con Felipe VI como jefe del Estado (las de 2015 y 2016) las primeras rondas de consultas en cada una de ellas (fueron necesarias varias en ambos casos) comenzaron respectivamente cuatro y seis días después de que recibiera al correspondiente presidente del Congreso.

A la espera del calendario definitivo, el Gobierno, según señaló el pasado viernes su portavoz, Isabel Celaá, calcula que los trámites para convocar una sesión en la que Pedro Sánchez pueda ser investido presidente tardarán algo más de un mes, por lo que podría celebrarse a primeros de julio.

Batet será la tercera máxima autoridad de la Cámara Baja que acuda a la Zarzuela con Felipe VI para trasladarle la composición de la Cámara después de que ya lo hicieran en su día Patxi López y Ana Pastor.

Pero el total de presidentes del Congreso a los que ha recibido como Rey asciende a cuatro, ya que inmediatamente después de su proclamación en 2014 se reunió con quien entonces ocupaba ese cargo, Jesús Posada.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído