Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tensión en el PP

La crítica de Monegal: Aerodinámica evasiva, el ‘movimiento Ayuso’

"Invitada la señora Ayuso a colocarse junto a Pablo Casado, hizo entonces una finta, un amago curiosísimo"

Ayuso evitando a Casado.

Ha sido colosal la atención televisiva que ha generado el grácil movimiento de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante la presentación del libro de Mariano Rajoy ‘Política para adultos’. Invitada la señora Ayuso a colocarse junto a Pablo Casado, hizo entonces una finta, un amago curiosísimo. Parecía que se desplazaba, sí, pero en realidad pivotó, osciló sobre si misma, y se quedó finalmente, exactamente, en el mismo sitio.

O sea, evitó situarse junto a Casado para no posar juntitos. ¡Ah! En los manuales militares de los aviones de combate se enseña la estrategia de la aerodinámica evasiva. Son unas fintas, unas esquivas, que bien ejecutadas son muy útiles. La llamada ‘Cobra de Pugachov’ es muy efectiva. Aparentemente la nave voladora modifica su trayectoria de improviso, pero en realidad es una sutil maniobra de engaño para evitar al enemigo. La nave se recupera enseguida y sigue tranquilamente donde estaba, con el mismo rumbo. En ‘La Sexta Clave’ Rodrigo Blázquez nos advirtió de que, en efecto, podría ser «una cobra corporal» lo que le ha hecho a Casado la señora Ayuso. O sea, una variante de aquella tan famosa que le hizo Bisbal a Chenoa en el reencuentro de ‘OT’. Pero luego, analizando bien las imágenes, en ‘La Sexta Clave’ concluyeron que a lo mejor Ayuso lo que hizo fue quizá, simplemente, seguir las indicaciones de la jefa de protocolo. Esto ya lo advirtió antes aquí, en EL PERIÓDICO, con excelente perspicacia, nuestra compañera Pilar Santos en su crónica política.

Quien sí descubrió en este acto una ‘cobra’ de verdad fue Piqueras en su informativo de Tele 5. Advirtió –y nos pasó unas imágenes que no habíamos visto– que en un momento dado el alcalde de Madrid, Martínez-Almeida, acerca su rostro a la mejilla de Ayuso. Pero ella se aparta enseguida, suavemente eso sí, pero dejando inconcluso lo que podía haber sido un hermoso beso de cariño. ¡Ah! En vista de tanto desapego entre los líderes del PP, decía Wyoming en ‘El intermedio’, la mar de abatido: «Cómo ha cambiado todo. Antes eran como Isabel y Fernando, tanto monta, monta tanto; y ahora son como Al Bano y Romina, no van juntos ni a la vuelta de la esquina».

Es curioso, ha sido tan fenomenal el frenesí televisivo alrededor de la aerodinámica evasiva de Ayuso, que el libro de Rajoy, que era el supuesto protagonista, ha pasado prácticamente inadvertido.

Compartir el artículo

stats