Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gobierno

Las claves del discurso de Sánchez: recuperación y covid antes que la mesa de diálogo

"Dejemos unas semanas para trabajar en lo que importa a la ciudadanía, que es la sexta ola y consolidar la recuperación económica en el país", esgrime

Pedro Sánchez.

La mesa de diálogo se reunirá de nuevo, pero no tiene fecha ni es una prioridad para el presidente del Gobierno. Pedro Sánchez desplaza el foco a otras cuestiones que considera urgentes, como la recuperación económica y el combate contra la pandemia.

El jefe del Ejecutivo fue expeditivo en su respuesta al 'president', Pere Aragonès, quien el domingo, en su mensaje navideño, advirtió de que buscará "alternativas" si el foro entre gobiernos "encalla" y no se ven "resultados tangibles" en 2022. ERC pide además que el órgano se reúna a primeros de año, para darle continuidad a la cumbre que se celebró el pasado septiembre en Barcelona. "Ya diremos cuándo se va a reunir la mesa. Se va a reunir seguro, pero es de sentido común que dejemos unas semanas para trabajar en lo que importa a la ciudadanía, que es la sexta ola y consolidar la recuperación económica en el país", mantuvo Sánchez este miércoles a preguntas de los periodistas durante su comparecencia de fin de año, en la Moncloa. No lo dijo, pero en el camino se cruza el parón que imponen las elecciones en Castilla y León del 13 de febrero.

Cataluña, la transparencia de la Casa del Rey, las cuarentenas o la renovación del Consejo General del Poder Judicial fueron algunos de los ejes de su balance, el último de 2021, que se prolongó durante aproximadamente una hora y en la que solo respondió seis turnos de preguntas.

1- Cataluña debe "superar el procés"

"Todos deseamos resultados tangibles de la mesa de diálogo", convino Pedro Sánchez, en respuesta al discurso de Pere Aragonès. Ahora bien, añadió, la calificación de "resultados tangibles" será "probablemente" distinta según el interlocutor. Es decir, que las dos partes discreparán. "Nosotros defendemos superar el procés, dejar de tener dos bloques de la sociedad catalana separados, la pandemia", que demuestra que todas las administraciones y los ciudadanos han de actuar "unidos".

De cualquier modo, señaló el presidente, el Gobierno no renuncia al diálogo ni a los avances en pos de "la concordia y la convivencia" para una sociedad que "ha vivido fracturada" durante los últimos años.

Así que es de "sentido común" (expresión clave de la comparecencia de este miércoles), defendió, que ahora no se ponga el acento en la mesa, porque los esfuerzos han de concentrarse, cree, en la lucha contra el covid-19 y la recuperación económica, tanto en Catalunya como en el resto de España. "Lo lógico es que ahora las prioridades del Govern y del Gobierno sean otras, en lo urgente, no en lo importante".

Preguntado por cómo ve a Cataluña hoy, y tras la concesión de los indultos, Sánchez defendió que vive en una "normalidad" de la que no disfrutaba hace cuatro años.

2- La renovación del CGPJ, "improbable"

Acaba 2021 y ya han pasado más de tres años desde que venció el mandato del Consejo General del Poder Judicial, nombrado en 2013, en la época de mayoría absoluta del PP. Los dos grandes partidos acordaron el desbloqueo del Defensor del Pueblo, del Tribunal Constitucional, de la Agencia de Protección de Datos y del Tribunal de Cuentas. Las discrepancias persisten en el CGPJ. El Ejecutivo culpa a los populares del "bloqueo", mientras estos exigen como requisito una reforma legal para garantizar que en futuros relevos sean los jueces quienes elijan a su órgano de gobierno.

Ahora, además, se cruza el escenario electoral. El 13 de febrero, los comicios en Castilla y León y, para junio u octubre, las urnas se abrirán en Andalucía. ¿Es imposible la renovación del CGPJ?, le preguntaron los periodistas. "Yo no diría que es imposible, pero con esta oposición, reconozcámoslo, es altamente improbable, y bien que lo lamento porque el deber constitucional está por encima de cualquier consideración y posición política".

"Hay que cumplir con la Constitución cuando se está en el Gobierno y cuando se está en la oposición", subrayó, volviendo a achacar al PP su cerrazón y su rebeldía con la Carta Magna.

3- Reconocimiento a Felipe VI

Hace justo un año, el presidente era preguntado por algún tipo de reforma en la Corona. Juan Carlos I se había marchado meses antes a Emiratos Árabes Unidos y permanecía abierta (como sigue hoy) la investigación de la Fiscalía sobre él. "Paso a paso, paso a paso, irán conociendo cómo se materializan esa hoja de ruta que señaló el jefe del Estado, el rey Felipe VI, de renovación de la Corona en cuanto a la transparencia y la ejemplaridad". Este miércoles, 365 días después, la pregunta era obvia: qué pasaba con esa "hoja de ruta" que él había comprometido, en qué punto estaba.

"Cuando tengan noticias, será porque así se produce", dijo, sin dar más pistas. Enseguida enlazó con la respuesta de manual: "Absoluto reconocimiento a la labor que está haciendo el jefe del Estado y el compromiso personal, de mi partido y de mi Gobierno por las instituciones constitucionales".

Sánchez no precisó si la puesta al día de la Corona llegará una vez que la Fiscalía del Tribunal Supremo cierre las diligencias que mantiene abiertas sobre los presuntos negocios del rey emérito. Preguntado si debe ser la Zarzuela la que debe "acelerar" los cambios, se refugió en su escudo natural. "En todas las preguntas que me han hecho sobre el actual jefe del Estado, he reconocido el ejercicio de transparencia y ejemplaridad que [Felipe VI] ha venido desempeñando desde que ostenta la Jefatura del Estado. En eso me mantengo y eso reafirmo", replicó.

Los periodistas interpelaron al presidente por la demanda por acoso que interpuso Corinna Larsen, examante de Juan Carlos I, contra él ante la Justicia británica y si el Ejecutivo considera que el padre del actual monarca forma parte o no de la Casa del Rey. En esta circunstancia se apoya Juan Carlos para defender su inmunidad. De nuevo, Sánchez interpuso un muro. "Lo que decidan en este caso los jueces o, mejor dicho, no los jueces, sino la condición que se dé, será la que respete como presidente del Gobierno", despachó.

4- "Respeto" a la reforma laboral

Los dos ejes centrales de la comparecencia de este miércoles eran, como se esperaba, la pandemia y la reforma laboral. Respecto a esta última, flaquean los apoyos parlamentarios, aunque aún le queda un mes de margen al Gobierno hasta el debate de convalidación en el Congreso. Sánchez reiteró que el Ejecutivo va a "defender" el acuerdo alcanzado con patronal y sindicatos, y subrayó que es "de sentido común" que el poder legislativo "respete" el contenido de ese texto. No se atrevió a descartar por completo que pueda haber cambios, pero si los hubiera serían menores. En todo momento el presidente puso en valor el consenso trabado con los agentes sociales, y alabó su "buen desempeño", que debe ser "ejemplo" para las fuerzas políticas.

A Sánchez se le preguntó cómo ve a la impulsora del decreto ley, Yolanda Díaz, que puede convertirse en su rival en el espectro de la izquierda en las siguientes generales y cuyo protagonismo ha crecido en estos últimos meses. De hecho, es la líder mejor valorada, muy cerca del aprobado (4,84), por delante del propio presidente (4,55), según el barómetro de diciembre del CIS.

El jefe del Ejecutivo respondió que está "encantado" con el trabajo que está haciendo su Gabinete, un "órgano colegiado", y "muy satisfecho y muy agradecido" con la labor de sus ministros y, en particular, con la de la titular de Trabajo. "No les quepa ninguna duda", agregó. Pero ella, como el resto de ministros cuando son nombrados, son miembros "del Gobierno de España, no de un partido".

5- Reducción de cuarentenas

El presidente fue preguntado recurrentemente por el acortamiento de las cuarentenas por covid, como ya han aprobado Reino Unido y EEUU. De los diez días actuales a siete o cinco. Sánchez prefirió no hacer ninguna propuesta concreta, se remitió a la recomendación que hagan los expertos de la Ponencia de Alertas y a la decisión que adopte este miércoles el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Varias comunidades ya han reclamado esa reducción, al considerar que debe abordarse la sexta ola con medidas diferentes. El presidente indicó que la decisión, "muy importante para muchísimos compatriotas", se conocerá este mismo miércoles, siempre dentro del "absoluto respeto" a lo que acuerde Sanidad con el conjunto de territorios.

En las respuestas, Sánchez arrojó una observación relevante: el Gobierno, en la lucha contra esta fase de la pandemia, intenta ponderar distintos elementos, guardar el "equilibrio" entre la salud pública, la salud mental y el crecimiento económico del país. La cogobernanza se ha probado, defendió, como un elemento clave, en el combate contra el covid y en el proceso de vacunación. Es "evidente", sostuvo, que ni España ni el mundo están igual que hace un año, cuando no había inmunización, sino "mejor, más preparados y protegidos".

6- El precio de la luz

El presidente da por cumplido su compromiso de que el recibo medio de la luz al final de 2021 tenga una cuantía similar a la de 2018, con el IPC descontado. Los cálculos le salen porque tiene en cuenta la factura media del conjunto de los hogares, tanto los sujetos a la tarifa regulada o PVPC (más expuesta a los vaivenes del mercado mayorista), como a los que han contratado una tarifa en el mercado libre (más estable).

Sánchez reconoció que tres de cada diez contratos de electricidad de tarifa PVPC pagarán "algo más" por la luz en este 2021 respecto a 2018, mientras siete de cada diez verán compensada el alza de la energía en el mercado mayorista con las medidas aprobadas por el Ejecutivo. El Gobierno entiende que su compromiso se ha cumplido "en promedio", "y ahí están los datos de Eurostat", que son los que el bipartito toma para dibujar la factura media. La estadística, pues, tiene en cuenta esas dos posibilidades, tarifa regulada o libre.

El líder socialista explicó, apoyándose de gráficos que traía preparados, que si se miran los componentes de la factura (coste de la energía, cargos, impuestos y peajes), en este año se ha duplicado el coste de la energía respecto a 2018. El Ejecutivo ha amortiguado esa alza reduciendo los impuestos, los cargos y los costes fijos, lo que ha hecho que los ciudadanos paguen en promedio lo mismo que en 2018, aproximadamente, descontada la inflación. Así, el coste de la factura será en promedio de 613 euros. Sin las medidas, ese gasto habría sido de 696 euros. O sea, que el ahorro es de unos 84 euros.

Las medidas, sin embargo, tienen un impacto en las arcas públicas. Las puestas en marcha han supuesto una merma de 4.000 millones de euros y su extensión a los tres o cuatro primeros meses de 2022, cuando se espera que sigan las tensiones en el mercado mayorista, tendrá un coste de otros 2.000 millones. Un volumen de recursos, recordó, que daría para cubrir otras políticas.

"Por eso decimos a Europa que tenemos que hacer mucho más", añadió Sánchez, porque la crisis en el mercado energético afecta a todo el continente y "pone en riesgo la competitividad de la economía europea".

Compartir el artículo

stats