Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Noche loca de la "banda del Seat" en Oviedo: un obrador, una clínica y dos talleres entre las víctimas de sus destrozos

Los asaltantes se llevaron un coche de un negocio trubieco y quemaron otro que supuestamente habían robado en Avilés

Destrozos en un taller de San Claudio.

Destrozos en un taller de San Claudio.

Nueva oleada de robos -más bien intentos- de la conocida como la "banda del Seat", en este caso en Oviedo. Unos asaltantes trajeron como locos a la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Local a lo largo de esta madrugada, en la que se registraron asaltos a dos talleres, un obrador de una conocida red de confiterías y una clínica dental, además del incendio de un vehículo en la misma Trubia.

Según ha podido saber este periódico unos asaltantes empotraron su coche contra la puerta de un obrador situado entre las calles Pontón y Armando Collar, en San Lázaro. Los ladrones no encontraron dinero y, posiblemente movidos por la rabia, abrieron las neveras y tiraron al suelo la masa y el hojaldre que tenían preparados los trabajadores de las confiterías Ovetus.

Poco después, una clínica dental de La Tenderina fue objeto de unos hechos similares. En este caso, los cacos utilizaron una maza para romper la puerta de acceso del local, accedieron al interior y revolvieron todos sus cajones en busca de dinero, sin obtener éxito. "Hoy tuvimos que cancelar toda la agenda y no pudimos abrir", lamentaban los responsables del negocio.

Algo más tarde, los hechos delictivos se trasladaron a la zona rural del municipio. Sobre las dos de la madrugada, los asaltantes empotraron su coche contra el acceso peatonal de un taller de San Claudio. Intentaron romper también el portón, pero no lo consiguieron. Movieron algunos coches del interior, si bien no lograron llevarse ninguno.

Tras este fracaso se pasaron por otro taller de Trubia. Consiguieron romper la puerta empotrando el coche y se llevaron un BMW, propiedad de un trabajador del establecimiento. Justo después del robo, llevaron el otro vehículo que traían y supuestamente habían sustraído en Avilés hasta el conocido como chalé de Ramós, donde le prendieron fuego.

Un vecino vio el fuego y llamó a los bomberos, los cuales contaron con la ayuda de varios vecinos para apagar las llamas. Pese a sus esfuerzos el vehículo quedó completamente calcinado.

Compartir el artículo

stats