DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Defensor del Pueblo urge a averiguar el origen de la polución de mercurio en Jove

La institución acusa al Principado de no investigar la procedencia de las emisiones

Imagen del lavadero y fuente de La Piquera, en Jove.

Imagen del lavadero y fuente de La Piquera, en Jove. ÁNGEL GONZÁLEZ

Nuevo tirón de orejas del Defensor del Pueblo al gobierno regional del Principado de Asturias por no ser lo suficientemente diligente en materia de contaminación. La institución nacional liderada por Soledad Becerril continúa actuando tras la denuncia vecinal por los altos índices de mercurio en fuentes de la parroquia de Jove (La Piquera, La Parra y El Muselín). Tras haber advertido a la administración regional, ya en 2013, de su "inexcusable deber de colaboración" en este caso, el Defensor del Pueblo le acusa ahora de actuar de forma "incompleta" y evitar la investigación de la procedencia del mercurio que contamina las fuentes de Jove y algunos terrenos de La Piquera.

El escrito firmado por Francisco Fernández Marugán -adjunto primero de Soledad Becerril- es claro: "Resulta que las aguas de las fuentes de La Piquera y El Muselín contienen concentraciones de mercurio superiores a los límites permitidos, lo cual es un problema que no se puede ignorar por la Administración". Un primer aviso antes de concretar su crítica hacia el Principado.

"Puesto que la Confederación Hidrográfica informó que no había identificado una fuente concreta de contaminación y que no tenía conocimiento de que existiera una tecnología específica para la limpieza y descontaminación de un acuífero, ya sea por mercurio o por cualquier otra sustancia, la limpieza se produce de modo natural -y lentamente- siempre que se suprima la fuente de contaminación. La respuesta de la Consejería, como principal órgano competente en materia de medio ambiente, es incompleta si descarta la contaminación difusa pero no actúa para averiguar cuál es el origen de la presencia del mercurio en las aguas subterráneas, para explicar el 'marcado carácter local' de la contaminación y para adoptar medida alguna para evitarla o corregirla", argumenta Fernández Marugán en su escrito.

No se queda ahí el Defensor del Pueblo. "Pese a que la Consejería ha procedido en parte a actuar conforme a lo sugerido y ha evaluado el potencial traslado de las emisiones de mercurio del aire al suelo y de éste a las aguas subterráneas, la finalidad de esta actuación no puede considerarse alcanzada si sigue sin averiguarse cuál es el origen de la contaminación de las fuentes por mercurio, pues la calidad del agua continuará deteriorándose. La Consejería no parece considerar necesario revisar las autorizaciones ambientales integrales otorgadas a instalaciones (cementera, térmica y siderúrgica) para incluir valores límite o incrementar los controles de las emisiones, ni incluir en las inspecciones que realiza a las instalaciones la comprobación de que se cumplen los límites del mercurio, a pesar de que las centrales térmicas, las de producción de cemento y las de la incineración contribuyen significativamente a la presencia de este contaminante en la atmósfera, tal y como se ha puesto de relieve en anteriores escritos", agrega Fernández Marugán.

Por todo ello, reclama al gobierno regional que "explique las causas a las que atribuye la contaminación de las fuentes por mercurio e indique las medidas que proceda adoptar para corregir las concentraciones del contaminante". Asimismo, solicita que "indique qué medidas específicas para el mercurio se han incluido o está previsto incluir en la nueva autorización ambiental de la Factoría de Gijón de Arcelor y si tiene previsto incluir en las próximas inspecciones que realice a las tres instalaciones (de la zona) las emisiones de mercurio a la atmósfera".

Compartir el artículo

stats