Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SUCA BARREDO | CODIRECTORA DEL FESTIVAL METRÓPOLI

La superheroína de carne y hueso de Metrópoli

La gijonesa está detrás del nacimiento del certamen, un proyecto en un cajón al que ella insufló vida a base de tenacidad

La superheroína de carne y hueso de Metrópoli

La superheroína de carne y hueso de Metrópoli

El festival de ocio y entretenimiento Metrópoli celebró este año una jornada dedicada a las mujeres. Una iniciativa para poner a la mujer como centro de la cultura y las expresiones artísticas, con talleres y charlas a cargo de varias expertas en sus distintos campos de trabajo. Pero lo que

Tanto, que si a alguien hay que atribuirle la puesta en marcha del festival, que cada inicio de verano reúne en Gijón a cientos de miles de personas en torno a decenas de actividades, es a ella. Suca, nacida en el año 1978, gijonesa de toda la vida pero con familia en León, una tierra con la que mantiene estrechos vínculos, ha sido la artífice de que un día el proyecto saliera del cajón de Marino e Iker, socios a los efectos y copilotos del festival.

Pero antes de eso, Suca Barredo había estudiado en la Universidad Laboral, y de ahí había pasado a cursar estudios de Informática en la Universidad de Oviedo. Como gran relaciones públicas que es, "con una capacidad de conectar con la gente increíble", Barredo inició su carrera laboral realizando diferentes tareas comerciales.

Así, a lo largo de su carrera ha pasado por marcas como Pepsi o Wilkinson, en las que dejó claro su buen hacer y su don de gentes. Y una profesionalidad y un desparpajo que, cosas de la vida, la pusieron en contacto con Marino González de forma un tanto "accidentada".

Porque cuando aún trabajaba como comercial, y cuando Marino González ya se dedicaba a la organización de eventos y conciertos en la ciudad, Suca "reventó" una de las actuaciones estelares previstas contándole el evento a un amigo periodista y anunciando en redes sociales el esperado espectáculo. Marino, que no la conocía de nada, se puso en contacto con ella por Facebook para echarle la bronca. Y de aquella "discusión" surgió una intensa conversación sobre música, gustos comunes, y proyectos que, por qué no, podrían llegar a ser.

Y así, como cuentan quienes conocen la historia, nació Metrópoli. Una tarde, charlando de planes y dossiers olvidados, Suca Barredo sacó del cajón el plan de Marino e Iker para lanzar en Gijón un gran festival de ocio y música. "Ella tiró del hilo y entre todos le dieron forma", relatan sus allegados.

Poco le hizo falta a una persona "entusiasta y trabajadora" para ponerse manos a la obra con Metrópoli. "Tiene grandes dotes, mucho don de gentes y es muy tenaz y tozuda", aseguran los suyos. Además, "es honesta con lo que hace y muy constante en el trabajo", afirman. Con todas esas cualidades mal se tenía que dar para que el proyecto no saliera adelante con éxito. Y si a ello se suma que Suca es "una gran perfeccionista que siempre escucha a la gente, que nunca quiere defraudar a nadie y que siempre cumple lo que dice", el cóctel del éxito estaba casi asegurado.

Quienes la tratan de cerca aseguran que es "muy tozuda, es capaz de atravesar una pared como se lo proponga y crea en algo". Además de eso, es "una gran amiga de sus amigos, de ésas que nunca se olvida de nadie, que nunca deja a nadie de lado y escucha a todo el mundo". De ésas que "si alguien tiene un problema, allí está ella para echar una mano en lo que sea".

En su tiempo libre le encanta leer "de todo, es una gran lectora, sobre todo de novela". Y también adora viajar, una de sus aficiones cuando el trabajo se lo permite. "Le encanta descubrir países nuevos, paisajes y costumbres diferentes", indican sus allegados. Aunque donde ella verdaderamente se encuentra a gusto es en su León casi natal. Aunque su familia reside en Gijón, quedan en la memoria los veranos de la infancia en el pueblo, la desconexión total lejos del mundanal ruido, la sensación absoluta de paz y serenidad.

Y ése es precisamente uno de sus proyectos personales en la actualidad. Suca acaba de comprarse una casa en tierras leonesas para restaurarla y hacer de ella su oasis particular, un escondite privado para descansar del ajetreo y la exigencia diaria de un trabajo que "adora", aunque en ocasiones resulta muy absorbente. Y eso que quienes mejor la conocen no dudan de calificarla de "curranta incansable".

Fan de la música indie, adora a grupos como Izal, Vetusta Morla o Lori Meyers, y su canción favorita es "Common people", de Pulp. Es asidua a festivales como Low y Primavera Sound, de donde, a buen seguro, importa ideas para Metrópoli. Amante de la comida a pesar de ser celíaca, tiene en su lista de sueños pendientes viajar a destinos tan exóticos como Tokio y Hawai, sin olvidarse de mimar a una familia que "adora, siempre está pendiente de ellos y de verse lo máximo posible". Especialmente a su hermana Fanny, con quien comparte un "feeling" especial.

Se la puede encontrar en Cimavilla tomando cañas con las amigas, un plan perfecto para alguien que se considera "muy de Gijón" y que desde Gijón está trabajando para el mundo. Porque uno de sus proyectos a corto plazo es el de hacer Metrópoli mayor de edad, exportarlo a otras ciudades en vista del éxito del formato. El equipo de dirección del certamen ya está trabajando en ello, estudiando propuestas y viendo maneras de adaptar un plan triunfador a otros escenarios. Y seguro que si Suca Barredo tuvo mucho que ver en su nacimiento, también tendrá mucho que decir en su crecimiento.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats