Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cruz Roja quiere subir el precio de las guardias médicas y recuperar 4 puestos de plantilla

La gerencia del hospital comienza a negociar con el comité de empresa a raíz del incremento de la financiación del Sespa

Pedro Herce. JUAN PLAZA

La gerencia del hospital de la Cruz Roja ha abierto una negociación con los representantes de la plantilla para que el incremento de financiación que ha logrado la institución por parte del Servicio de Salud del Principado (Sespa) -por el concierto singular de actividad sanitaria que les une- pueda trasladarse al día a día del centro. Un incremento de financiación que permite al centro llegar a los 16,9 millones de facturación. La propuesta planteada ayer por el gerente, Pedro Herce, a los representantes de los trabajadores pivota en dos actuaciones fundamentales. La primera, recuperar personal del que hubo que prescindir en el año 2013 al aplicar el plan de viabilidad y contención del gasto del centro, que entró en pérdidas en 2012 fruto de los ajustes económicos que realizó el Sespa a sus proveedores sanitarios.

Dicha propuesta se basa en reforzar la plantilla con cuatro auxiliares sanitarios, tres para reforzar el turno de noche y uno más para los fines de semana y festivos. De tal manera que las noches en el hospital de Cruz Roja estaría cubiertas, en las plantas de hospitalización, por una enfermera, una auxiliar y un auxiliar sanitario. En la elección de este tipo de profesional hubo ayer discrepancia con el comité de empresa, aunque el gerente de Cruz Roja, Pedro Herce, sostiene que el hecho de recurrir a ese perfil de auxiliar sanitario es porque "tiene unas posibilidades de mayor versatilidad que un auxiliar de enfermería, sobre todo para el tipo de paciente que atendemos en Cruz Roja. No se trata de un ahorro económico puesto que salarialmente está equiparado con el auxiliar de enfermería, y en ambos casos son personal asistencial", recalcó. En la actualidad el hospital tiene una plantilla de 44 trabajadores, que podría pasar a 48.

La segunda de las actuaciones que quiere ejecutar sin perder más tiempo la dirección del centro tiene que ver con equiparar el precio de la hora de guardia médica. Un abono que está muy alejado en la actualidad del precio que paga el Sespa, lo que "nos hace perder competitividad y atractivo como hospital", sostiene el gerente. Herce plantea que ese incremento sea a cuenta del convenio", sin actualizar desde hace años, con lo que podría incorporar mejoras para el resto del personal.

Compartir el artículo

stats