Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política en primera persona

Concejales de Foro, PSOE, Podemos e IU y una aspirante de Cs explican su experiencia militante en una charla en la calle

En la tarima, por la izquierda, la periodista Xana Iglesias, que hizo de moderadora; Nuria Rodríguez; Monchu García; Ana Isabel Méndez; Jesús Martínez Salvador, durante una de sus intervenciones, y Ana Castaño, con algunos de los asistentes al coloquio sentados en primer término.

En la tarima, por la izquierda, la periodista Xana Iglesias, que hizo de moderadora; Nuria Rodríguez; Monchu García; Ana Isabel Méndez; Jesús Martínez Salvador, durante una de sus intervenciones, y Ana Castaño, con algunos de los asistentes al coloquio sentados en primer término. JUAN PLAZA

Cambiar las cosas. Esa fue una de las explicaciones recurrentes sobre las motivaciones que les llevaron a entrar en política, que ayer explicaron cuatro concejales gijoneses y una aspirante a serlo, en una charla organizada hace meses por el Ateneo de La Calzada y que se celebró en la calle, micrófono en mano. Participaron políticos de todos los partidos con representación municipal a excepción del PP, que declinó la invitación.

Intervinieron el edil de Foro, Jesús Martínez Salvador; el del PSOE, Monchu García; la de Podemos, Nuria Rodríguez y la de IU, Ana Castaño, además de la aspirante a concejal por Ciudadanos, Ana Isabel Méndez. No fue un debate, como los que habitualmente se retransmiten en los que los representantes públicos marcan diferencias o se tiran los trastos unos a otros. Aquí se trataba de mostrar la experiencia personal, con algunas coincidencias más allá de las discrepancias ideológicas.

Así a izquierda y derecha hubo reflexiones sobre la excesiva lentitud de la administración. Tres de los participantes en el coloquio con acta de concejal expresaron la relativa decepción que experimentaron en ese sentido al llegar a las instituciones. Nuria Rodríguez indicó que "siempre he llevado ciertas decepciones por la mecánica burocrática, que no está superada y que lleva a que para licitar algo se tarden seis meses". Una lentitud que se debe a que la administración tiene que ser garantista, apuntó Monchu García, quien señaló que lo más frustrante para él es que en el Ayuntamiento sea el gobierno local el que tiene capacidad de acción, debido a la normativa. Desde la oposición, las posibilidades son limitadas.

"No soy tan pesimista, pero tampoco puedo decir que mi satisfacción sea completa", apuntó el edil del equipo de gobierno, Jesús Martínez Salvador. En ese sentido, recordó que ha habido propuestas que incluso a pesar de estar consensuadas por todos los partidos, no han salido adelante porque "la burocracia y los trámites administrativos ralentizan todo, no permitiendo que sean realidades".

La relativa decepción de la acción institucional expresada por concejales en ejercicio, contrasta con la "ilusión" con la que encara la posibilidad de ocupar un sillón de concejal la candidata de Ciudadanos, quien además apunta que espera que no le ocurra lo mismo dado que "como psicóloga tengo tolerancia a la frustración", aunque también coincidió en que la tramitación administrativa "es bastante farragosa".

La visión de Ana Castaño al respecto es bien distinta. Llegó a la primera línea política tras 20 años trabajando como empleada de una entidad municipal, de la que está en excedencia. "Quizá tenga que ver con mi conocimiento institucional, pero cuando llegué ya sabía que hay que hacer expedientes, informes y todas esas cosas" y que eso lleva su tiempo. Esto es, ya estaba acostumbrada al ritmo de la administración.

El coloquio, seguido por unas decenas de personas, fue el colofón a un ciclo de cine en el Ateneo de La Calzada, en el que se habían proyectado tres películas cuyos protagonistas eran políticos.

Compartir el artículo

stats