Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LUIS RUBIO BARDÓN | NUEVO PRESIDENTE DEL ATENEO JOVELLANOS DE GIJÓN

Un piloto para el futuro ateneísta

Fue director del aeropuerto de Asturias y, ya jubilado, se dedicó a cultivar sus muchas aficiones y a colaborar en la veterana asociación cultural

Un piloto para el futuro ateneísta

Un piloto para el futuro ateneísta

El pasado día 8 de este mes Luis Rubio Bardón, recién cumplidos los 75 años de edad, fue proclamado presidente del Ateneo Jovellanos, la asociación cultural que inició su andadura en 1953 impulsada por un grupo de significados gijoneses encabezados por Torcuato Fernández-Miranda y Hevia.

Nacido el 2 de noviembre de 1944 en Navamorcuende, un pequeño municipio de la provincia de Toledo de la comarca de la Sierra de San Vicente, hijo de militar, con pocos años la familia se trasladó a Córdoba, donde estudió el Bachillerato y con 16 años se trasladó a Madrid para ingresar luego en la Escuela Elemental de Pilotos del Ejército del Aire, en Granada. Allí estuvo dos años y aprendió a volar.

Como alumno piloto estuvo después en la base de Matacán (Salamanca) antes de retornar a la capital de España, donde sacó el título de piloto comercial y opositó a funcionario de carrera de la Administración del Estado como perteneciente al Cuerpo Especial de Oficiales de Aeropuertos.

En 1969 eligió su primer destino en el aeropuerto de Asturias, que había sido inaugurado el año anterior. Luis Rubio no conocía Asturias, aunque si por oídas, ya que toda su familia, tanto por parte de padre como de madre, es oriunda de la comarca de Omaña, en la montaña leonesa.

El nuevo presidente del Ateneo Jovellanos desempeñó varios cargos dentro del organigrama del aeropuerto de Asturias: oficial de aeropuerto, jefe de seguridad, jefe de operaciones... Y entre 1972 y 1974 estuvo destinado en el aeropuerto de Málaga. En esa época se casó con su novia gijonesa. El matrimonio tiene un hijo y una hija y cuatro nietos.

De vuelta en Asturias en 1974, Luis Rubio ya no dejó de trabajar en el aeropuerto de Santiago del Monte, del que fue director desde el año 2001 hasta su jubilación en 2010. Siempre vivió en Gijón, donde nacieron sus hijos y sus nietos. Su hijo, ingeniero industrial, es profesor en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón, y su hija, licenciada en Musicología, es profesora en el colegio de la Inmaculada Concepción de Gijón.

Fue cuando le llegó la jubilación cuando Luis Rubio Bardón se hizo socio del Ateneo Jovellanos y empezó a colaborar con el entonces presidente José Luis Martínez. Cuando se retiró y Álvaro Muñiz se hizo cargo de la presidencia ateneísta, Luis Rubio ocupó el puesto de vicepresidente primero durante tres años, en el que siguió otros tres con la presidencia de Isabel Moro, que desde el día 8 de este mes es, a su vez, la vicepresidenta primera.

Aficionado a la pintura, aunque no expone, también toca la guitarra y cantó en el Coro de Padres del colegio de la Inmaculada Concepción. Lee mucho y le gusta el bricolaje -sus vecinos lo pueden atestiguar todos los años cuando en las fiestas navideñas coloca un belén en el portal o en verano motivos de la playa-, sin olvidar el ejercio físico que le reporta jugar casi todos los días del año al golf. En resumen, es un jubilado que no tiene horas en el día para cultivar sus muchas aficiones. Ahora bien, siempre saca tiempo para estar con sus cuatro nietos, a los que adora y enseña pintura, música...

Dicen quienes conocen bien a Luis Rubio Bardón que es una persona seria, muy comedida y concienzuda, de los que para dar un paso hacia adelante dan dos y retroceden uno, a la vez que socarrón a pesar de que pueda parecer, en primera impresión, una persona rígida. Tal vez su profesión no le permitió dejar nada al azar y eso lo traslada, por ejemplo, a la hora de preparar la presentación de alguno de los actos que se celebran en el Ateneo Jovellanos, que prepara tras documentarse con profusión.

En el Ateneo Jovellanos quiere impulsar todas las actividades que tiene la entidad, que son muchas, y mantener lo que se hizo bien en los últimos años. Así es quien desde ahora va a pilotar el futuro de la histórica sociedad cultural local.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats