Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DAVID ARES | Responsable del negocio turístico de Alsa en Marruecos

"África es el continente por explorar; crecerá mucho económicamente y tiene mucho que dar"

"Hay que desterrar falsos tópicos sobre Marruecos: es tan seguro como caminar por Gijón, se puede tomar cerveza y se vende jamón en las tiendas"

David Ares.

David Ares. ÁNGEL GONZÁLEZ

David Ares Tuñón (Gijón, 1981), economista y egresado del Máster en Transporte y Gestión Logística de la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales Jovellanos es, desde hace varios años, el responsable del negocio turístico y la publicidad de Alsa en Marruecos, un país "increíble" en un continente llamado a

- ¿Cómo llegó a trabajar en Marruecos?

-Tras terminar los estudios de Economía, estuve viviendo un tiempo en Perú y en China y después cursé aquí el máster en Transporte y Gestión Logística, que me llevó a hacer las prácticas con Alsa en Marrakech. Y allí llevo ya cinco años trabajando como responsable de los autobuses turísticos de la ciudad y de los de Tánger.

- ¿Es Marrakech la joya de la corona del turismo del norte de África?

-Desde luego que sí, y recomiendo Marruecos a todo el mundo porque es un país que sorprende y en el que todo el mundo quiere repetir. Ofrece costa, cultura y desierto, y todos quieren volver porque la experiencia es increíble.

- ¿Está despertando Marruecos como potencia turística?

-Tuvo un boom en la primera década de este siglo, después bajó un poco por las primaveras árabes, y eso que Marruecos es un territorio muy estable que no se vio afectado por ninguna de estas revoluciones. La crisis en Europa, que es el ámbito de procedencia de la mayor parte de los turistas, también afectó, pero en los últimos cinco años ciudades como Marrakech están muy de moda y recibimos cada vez a más gente. Viajar desde Asturias es más complicado, aunque tenemos a nuestro favor el vuelo directo que se puso en marcha desde hace un año en el aeropuerto de Santander.

- ¿Hay que desterrar el miedo a la falta de seguridad?

-Es tan seguro como caminar por Gijón. No hay absolutamente ningún problema, seas mujer o seas hombre. Hay muchos tópicos cuando la gente piensa en Marruecos y no son ciertos: hay chicas vestidas al modo occidental, otras llevan velo, pero cada uno puede hacer lo que quiera, hay mucha libertad. Y sí, hay bares, se puede tomar una cerveza, hay tiendas de todo tipo y en los supermercados venden jamón.

- ¿Están los marroquíes interesados en hacer turismo en España?

-Por supuesto. Por ahora visitan mucho la zona de la Costa del Sol, el sur de Andalucía, que les queda más cerca. Tienen el inconveniente de que conseguir un visado para entrar en la Unión Europea no es tan fácil, mientras que para nosotros viajar a Marruecos es mucho más sencillo: basta con el pasaporte, no necesitamos una visa. A ellos les lleva meses de trámites y es un proceso costoso que no siempre resulta afirmativo. Pero sí existe un gran interés en España, somos vecinos, siguen el fútbol continuamente como si fuera la liga de allí, y hay muchos más vínculos entre los dos países de los que nos podamos imaginar.

- ¿Podría aprovechar Asturias ese tirón?

-Yo creo que sí, he venido aquí con muchos amigos marroquíes y para ellos llegar a Asturias es una maravilla: en Marrakech apenas llueve y el verdor y la comida les sorprende mucho, podrían ser un buen mercado porque les encanta. Es la parte más desconocida para ellos, aunque si les dices Sporting, enseguida saben que es de Gijón (risas).

- ¿Fue chocante la experiencia de llegar a un nuevo continente para trabajar?

-Yo llegué directamente desde Pekín, estaba acostumbrado a moverme, pero fue todo un descubrimiento. Marruecos tiene muchísimas similitudes con nuestra cultura, aunque nos parezca muy lejano. La dieta es muy parecida, la forma de entender la vida, el humor, el hecho de estar siempre en la calle, son muy similares a los españoles. No me costó mucho adaptarme, puedes llevar una vida muy parecida a la de aquí.

- ¿Será el continente africano el gran polo de atracción turística a corto plazo?

-Desde luego que sí. Muchos países ya tienen una situación más estable que hace unas décadas, y África es el continente por explorar. En los próximos años va a crecer mucho económicamente y tiene mucho que dar.

- ¿También es una oportunidad para su empresa?

-Alsa lleva ya 20 años en Marruecos y actualmente es el principal operador de transporte urbano de las ciudades más importantes del país. Casi hay tantos autobuses de Alsa en Marruecos como en España. Eso ha creado un referente dentro de toda África porque ven cómo una empresa española se supo adaptar a la realidad africana. Muchos otros países tienen puesto el ojo en este proceso para exportarlo. Siempre estamos en continua expansión, y si hay alguna oportunidad se aprovechará.

- ¿Recomienda la experiencia de trabajar en el extranjero?

-Yo creo que hay que querer: yo elegí irme, y cuando es por obligación es más complicado. Pero desde luego considero que es una experiencia muy positiva, te da una riqueza tanto profesional como personal muy grande, es un bagaje que siempre llevarás contigo. Que no te de miedo irte.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats