Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cabueñes alcanza su máximo histórico en Urgencias con 102.572 pacientes atendidos

l Los menores de 5 años, los que más acuden al servicio l El tiempo medio de espera en 2019 fue de tres horas y 54 minutos

Una trabajadora de Cabueñes, con una silla de ruedas por un pasillo del complejo hospitalario. MARCOS LEÓN

El Hospital de Cabueñes registró el año pasado su máximo histórico de pacientes atendidos en el área de Urgencias. Fueron 102.572 (frente a los 99.966 registrados el año anterior), de los 83.044 eran adultos y 19.528 jóvenes de menos de 14 años. Según explican desde el propio hospital, sorprende especialmente el gran número de niños de menos de cinco años que acceden al recurso, que son ya, si se divide por quinquenios de edad, los que más lo frecuentan.

En 2018 el número de visitas a Urgencias de menores de 14 años fue similar, 19.400, y de todos ellos más de 11.000 tenían menos de cinco años. Al igual que en 2019, la mayoría visitaron el hospital por un nivel de urgencias tipificada como leve, lo que hace creer al personal de Cabueñes que en buena parte de los casos los padres de los pequeños acuden al hospital más por miedo y desconocimiento que necesidad.

A ojos de Macarena Corominas, jefa del servicio de Urgencias, que los menores de cinco años sean los más dependientes del servicio es, aunque "curioso", lógico. "Al final nadie nace con la licenciatura de padres y, sobre todo si son primerizos, a la mínima es normal que vengan corriendo hasta aquí; no van a encontrar un pediatra de tres a ocho de la tarde en ningún otro sitio", razona.

Picos de afluencia. Para los que visiten las Urgencias de Cabueñes las horas más complicadas serán siempre a la hora del mediodía y a las cuatro de la tarde, que es donde el hospital registra siempre sus picos asistenciales más potentes. "Lleva siendo así desde hace tiempo, la primera ola llega hacia las once y la segunda ya después de comer. En Cabueñes, eso sí, estamos viendo una cosa menos habitual, si se compara con otros hospitales, y es que nosotros también tener un tercer pico de pacientes bastante alto hacia las ocho de la tarde", aclara Corominas.

Según la edad, de los usuarios atendidos por este área en 2019 el 19% tenía menos de 14 años, el 46% entre 15 y 65, otro 19% entre 66 y 80 -en la que se empiezan a notar el declive de patologías crónicas- y un último 6%, más de 81. "Los más ancianos ya vienen con dependencias físicas y en general requieren más cuidados", razona la responsable.

Si se estudian los datos según el día de la semana, los facultativos de Cabueñes atienden a más pacientes los lunes, y si se separa por meses, los más complicados son siempre diciembre y enero -por la epidemia de la gripe-, y julio y agosto, que es cuando atienden principalmente a visitantes de otras ciudades que están en Gijón de vacaciones.

Tipo de urgencia. Cabueñes registró en 2019 a 53.730 pacientes atendidos en urgencias generales y a 22.520 en urgencias traumatológicas, de las que 3.164 eran por usuarios de menos de 14 años. "Los niños vienen sobre todo en fines de semana por caídas en el parque o participando en actividades deportivas", asegura Corominas. En los adultos con problemas de trauma, por su parte, abundan las dolencias por lumbalgia.

El hospital gijonés también atendió a 6.027 pacientes por urgencias de oftalmología, 4.288 por urgencias de ginecología y obstetricia y otras 16.007 por urgencias pediátricas (a las que hay que sumar las de tipo traumatológico, que se contabilizan en el apartado ya citado antes). "Este último grupo, aunque en general la población del área V está cada vez más mayor, sigue aumentando; esos 16.000 niños superan en unos 500 los que habíamos visto el año anterior", matiza Corominas.

Nivel de gravedad. El mismo balance de actividad denota que más de la mitad de los mayores de 14 años (43.068) que visitaron las Urgencias en Cabueñes en 2019 lo hicieron por un patología tipificada como de nivel "amarillo", que es como es denominar a las urgencias "menos graves". Por encima hay otros dos niveles: graves (con color naranja) y muy graves (rojo). Por debajo están las urgencias verdes, que son leves, y las blancas y azules, que son las que ni siquiera se consideran urgencias.

En niños, el mayor porcentaje de patologías son de urgencia verde, es decir, leves. En las de traumatología, tanto en niños como adultos, el 65% de los usuarios presentan también este tipo de urgencia, aunque el personal matiza que si un paciente acude al hospital con una torsión de tobillo, por ejemplo, el personal de enfermería va etiquetarlo como urgencia verde salvo que el hinchazón sea evidente.

Ingresos y readmisiones. Pese a que el número de usuarios que acuden de urgencia al hospital gijonés aumenta, el porcentaje de ingresos ha ido a la baja. "En 2019 ingresaron el 14.77% cuando lo normal es siempre superar el 15", afirma Corominas, que añade que la mayoría de estos ingresos se derivan a Medicina Interna. Por otra parte, el índice de readmisiones (que son los pacientes que regresar a Urgencias tras recibir el alta en menos de 72 horas) en adultos rozan el 5% (con 4.069 usuarios en 2019) y, de ellos, una cuarta parte (1.017) tuvieron que ser ingresados de nuevo en planta. "Suena alarmante, pero es lógico. En su mayoría son pacientes de obstetricia, es decir, mujeres embarazadas a punto de dar a luz que vienen varias veces, así que cuando por fin ingresan es cuando el niño ya va a nacer", aclara Corominas. En niños, las readmisiones ascendieron al 6.45 (1.260 usuarios) y el 14.3% (178) acabó ingresado.

Polifrecuentación. Para muchos, el área de Urgencias de un hospital es la primera entrada al sistema sanitario, así que ni siquiera valoran pedir una consulta previa con su médico de cabecera. Por eso en Cabueñes, el año pasado, registraron algún caso curioso, como el de un paciente que en solo ese año visitó el área de Urgencias en 61 ocasiones. El personal del servicio, no obstante, aclara que anécdotas como esta no son "en absoluto habituales". Sin embargo, sí registraron a alrededor de un millar de enfermos que acudieron a Urgencias más de cinco veces en el mismo año.

Boxes y espera. Los boxes del área de observación los componen quince camas en la que se cobijan a pacientes durante menos de 24 horas para ver cómo evolucionan y si el tratamiento resulta efectivo. En 2019 ingresaron en este área 5.567 pacientes, por lo que el nivel de ocupación roza siempre el 100%. El tiempo de espera media (desde que el paciente entra por la puerta de Urgencias hasta que se va a una planta de hospitalización o a su casa), por su parte, asciende a 3 horas y 54 minutos en los usuarios de más de 14 años, por lo que, de momento, Cabueñes entra dentro de los límites aceptados, ya que las guías oficiales piden que no se superen nunca las cuatro horas. En pediatría, el tiempo de espera ronda la hora y media, en gran parte porque el tipo de urgencia no suele ser grave.

Compartir el artículo

stats