DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Atracan un restaurante en Gijón mientras la dueña miraba por la ventana

"Vivo justo encima y vi cómo reventaba el cristal un tipo con pasamontañas", relata la afectada

Escaparate del restaurante atracado en Gijón.

Escaparate del restaurante atracado en Gijón. LNE

Usa pasamontañas, viaja en un coche de gama alta y lleva una maza similar a la que usa la Policía para derribar puertas de domicilios. Esta es la descripción que la gijonesa Yessica Fernández hace del ladrón que le reventó el escaparate de su restaurante en la madrugada del viernes. La mujer, que vive encima de su negocio en el barrio de La Guía, fue testigo de cómo entraban a robar en su propio local mientras insultaba al delincuente a voces. "Fue muy rápido y le dio tiempo a llevarse la recaudación de la máquina tragaperras, pero creo que me habría hecho más destrozo si no estuviese delante", afirma la afectada, que ya ha presentado denuncia.

La mujer explica haber cerrado el negocio hacia las dos de la mañana y empezado a escuchar ruidos una hora más tarde. "Como vivo justo encima, empecé a escuchar como ruidos de golpes y lo primero que pensé es que eran jóvenes que volvían de fiesta. Me asomé para que no me tocasen el local", aclara. Su sorpresa fue salir a la ventana y ver a un hombre encapuchado aporreando su escaparate. "Iba en un BMW, un coche de gama alta, y llegué a pillar tres números de la matrícula. Le llamé de todo y contacté con la Policía al segundo, pero no tardó ni 30 segundos en entrar. Me destrozó la tragaperras y se fue a toda prisa", relata. Intuye que, de no haberse visto sorprendido por ella, habría aprovechado su entrada para buscar cómo engrosar el botín. Y también cree que el suyo no ha sido el único local afectado: "La Científica tendría que haber llegado hoy (por ayer) a primera hora y se retrasaron porque, al parecer, hubo varios robos más. Fijo que fueron los mismos".

La Policía ya tiene la identificación y podría servirse de la cámara de vigilancia que hay en la plaza que bordea el bar, un dato que, sumado con los detalles ya aportados por Fernández, podrían servir para dar con el implicado. "Lo sorprendente fue verlo en directo. Si me hubiese enterado más tarde hubiese sido diferente, pero es que lo vi todo, como en las películas. Ojalá lo pillen", concluye la afectada.

Compartir el artículo

stats