Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El auge de los juguetes “minoritarios”

El confinamiento y el temor a nuevas restricciones impulsa las compras navideñas de manualidades y maquetas: “No todo va a ser la consola”

Arriba, Judith Herrero, con uno de sus juegos educativos, y Pedro Manso, con algunas de sus maquetas. Debajo, Luis Díaz, con las suyas. | |  Á. G.

Arriba, Judith Herrero, con uno de sus juegos educativos, y Pedro Manso, con algunas de sus maquetas. Debajo, Luis Díaz, con las suyas. | | Á. G.

Las jugueterías de la ciudad apuran sus últimos días de caja antes de la llegada de los Reyes Magos y, según sus dueños, parece que el confinamiento ha modificado las modas. Las semanas de encierro en casa –así como el temor a otro encierro– y el mal tiempo de estas semanas ha hecho que los más pequeños de la casa muestren estos días un especial interés en el sector del modelismo y los juegos educativos. Las horas muertas durante el estado de alarma y la preocupación de sus padres, que veían un abuso en el uso de las pantallas, están incrementando las compras de kits de construcción de maquetas, avivando la fama del parchís y poniendo en valor los juegos clásicos y de manualidades que ayudan a aprender los colores y a hacer cuentas matemáticas simples. “No ha sido por causas deseables, pero lo cierto es que la pandemia tal vez nos haya ayudado a llamar la atención de gente que no conocía este mundo”, aplaude Luis Díaz, dueño de una de las tiendas especializadas en modelismo de la ciudad.

El auge de los juguetes “minoritarios”

También Judith Herrero, que regenta una tienda de juguetes educativos, da por bueno el balance de ventas de esta campaña. “No creo que sirva para recuperar las pérdidas de las semanas de cierre, pero sí ha funcionado bien. Hubo niños que en casa, por puro aburrimiento, volvieron a los juegos clásicos y les pillaron el gusto. Este tipo de juguetes en general se venden siempre bien y ya desde la desescalada notamos un repunte”, explica la responsable. Como ella, otros negocios del sector reabrieron sus puertas tras el confinamiento con el temor de saldar el año en pérdidas. “Al final, por suerte, todo ha ido mejor de lo esperado. La gente además es muy previsora y se lanzó a comprar con tiempo porque saben que lo mejor se agota rápido. Estos días se compran más bien detalles, cosas pequeñas”, aclara Pedro Manso, dueño de otra tienda de modelismo, que destaca como “productos estrellas” las maquetas sobre la II Guerra Mundial, los que recrean naves espaciales de la saga de “Star Wars” y los que reproducen automóviles y coches de competiciones. “Está bien; no todo va a ser la consola”, señala.

Compartir el artículo

stats