Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Grupo regulará las entradas y salidas con un sistema de reconocimiento facial

Seis empresas han presentado sus ofertas para implantar el programa, pionero entre las entidades sociodeportivas de toda Asturias

Entrada principal del Grupo Covadonga.

Entrada principal del Grupo Covadonga. Ángel González

Un paso más en la modernización del Grupo Covadonga. La entidad presidida por Antonio Corripio convertirá en el primer club socio deportivo de Asturias que cuente con un sistema de reconocimiento facial para acceder a sus instalaciones. La entidad grupista aspira a tener un mayor control sobre las personas que entran en sus instalaciones y llevará un registro con el nuevo método tanto de sus socios como de las personas ajenas al club que accedan al recinto. El sistema fichará todas las entradas y salidas y registrará los cambios físicos en los rostros para ir actualizando su memoria.

El Grupo publicó en diciembre las bases del concurso con las condiciones que busca para el nuevo sistema. Hasta ahora, hay seis empresas interesadas. Tres de ellas son de ámbito nacional. El plazo para presentar propuestas finaliza el próximo 15 de febrero. La vocación de esta medida responde a dos criterios. El primero, agilizar las entradas de los socios, y el segundo tener un registro más exhaustivo de las personas ajenas al club que acceden a él.

Una condiciones que ha puesto el club es no generar carga administrativa, así que la transición para implementar el nuevo sistema será sencilla. El programa deberá tomar una imagen de cada socio en su primera entrada, una vez instalado. A partir de ahí, cada vez que el socio haga uso de este método, el programa irá actualizando su imagen. De tal forma que registrará los cambios de look. La intención es que la eficiencia sea máxima y que la aplicación se capaz de reconocer a la entrada y a la salida a cada persona.

El Grupo cuenta con casi 40.000 socios y antes de la pandemia registraba 8.000 visitas al día. De ellas, 800 eran accesos sin el carnet del socio. Ya fueran acompañantes o espectadores de las decenas de competiciones deportivas que se celebran en la entidad grupista cada fin de semana. Esa última cifra ahora ha quedado reducida a cero. El protocolo sanitario obliga a los socios a presentar sí o sí el carnet para entrar y a los no socios a identificarse. Esto es así para poder efectuar un rastreo en el caso de que haya un contagio o una sospecha de contagio.

Esta normativa genera no pocas incomodidades, sobre todo si al socio se le olvida el carnet. Si eso sucede, no le queda más remedio que dar la vuelta y regresar a por él. Con el nuevo sistema no sería necesario. Si bien, la intención de la directiva que preside Antonio Corripio es que tanto el carnet físico como el del móvil sigan teniendo su vigencia y sean por tanto formas compatibles de acceder a las instalaciones del Grupo.

El cambio permitirá a la entidad tener un control más fino de las personas que se encuentran dentro de las instalaciones. Eso permitirá mejorar también los protocolos de evacuación. Y también evitar cerrar las instalaciones con algún despistado dentro de ellas. Será a partir del 15 de febrero cuando la directiva de Corripio tenga sobre la mesa todas las propuestas. Aunque son seis empresas las interesadas, no se descarta que en los próximos días el número crezca por el filón que supone el Grupo.

La medida entronca con la regulación del aparcamiento del Grupo. En junio, el club instaló barreras que solo se levantan si el socio presenta su carnet. Con el sistema de reconocimiento facial, el club se convertirá en la primera entidad deportiva en contar con un sistema similar y dará un paso más en su modernización.

Compartir el artículo

stats