Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Jamás vimos algo así", afirman en el Hospital Begoña sobre el falso enfermero que trataba de robar

El individuo, detenido en Zaragoza, falsificó su título y un carné de colegiado con el objetivo de entrar a saquear a pacientes y compañeros en los hospitales

Detenido en Zaragoza un enfermero que ejerció en Gijón sin título solo para robar Policía Nacional

Un joven gallego de 28 años ha sido detenido en Zaragoza después de hacerse pasar por enfermero en varios hospitales españoles –incluido el Hospital de Begoña de Gijón, donde estuvo en el mes de septiembre– con el objetivo de sustraer los efectos de pacientes y del resto del personal sanitaria. Para ello había falsificado varios documentos para acreditar unos conocimientos de enfermería de los que carecía. Ahora, el investigado se enfrenta a varios delitos, desde el de intrusismo laboral a falsedad documental pasando por robo con fuerza y hurto.

Este individuo, que responde a las iniciales R. I. V., es natural de Orense y cuenta con antecedentes policiales, solicitaba un puesto de enfermero en distintos hospitales aportando una fotocopia del título que acreditaba sus estudios de Enfermería en la Universidad de La Coruña y un carné profesional del Colegio de Enfermería de Barcelona que, según confirmaron ambas instituciones al Cuerpo Nacional de Policía, eran falsos. Pero en algunos centros convencieron.

Con esos documentos, y el currículum con todos los sitios en los que estuvo, acudió a varios hospitales españoles, “aprovechando la carencia manifiesta y pública de personal sanitario cualificado debido a la situación de precariedad originada por la pandemia sanitaria”, describen los agentes del grupo de Policía Judicial que investigó los hechos y que le detuvo el pasado 26 de enero, a las 7.45 horas, cuando salía de trabajar en el turno de noche en la clínica Montpellier, en Zaragoza.

El carné, de una enfermera

Este operativo lo puso en práctica, además de en la capital aragonesa, en centros hospitalarios de Barcelona y de Gijón, donde probó suerte en el mes de septiembre en el Hospital Begoña, donde, por suerte, el detenido apenas logró pisar su centro. En cambio, sí confirman que su “modus operandi” era siempre el mismo.

El joven había presentado, como marca el protocolo, su título universitario y el de colegiado profesional, pero los documentos eran fotocopiados. “Siempre se exigen los originales, así que insistimos y acabó pillándose la baja. Nos pusimos en contacto con el Colegio de Enfermería de Barcelona y nos dijo que su número de colegiado pertenecía a una chica”, recuerdan desde la jefatura, que también se puso en contacto con la supuesta universidad de su enfermero, en La Coruña, donde también negaron conocer al varón. “Inmediatamente después ya pusimos la denuncia”, aclaran desde el Begoña.

El hospital, de hecho, desconocía que las intenciones del impostor eran las de cometer hurtos y no les consta ninguno. “Suponemos que no le dio tiempo. Es un caso muy extraño, no habíamos escuchado algo así jamás”, añaden.

No tuvieron tanta suerte en otros hospitales, como en Zaragoza, donde sí se produjeron robos. Este hombre forzaba las taquillas de sus compañeros, llegando a apoderarse de tarjetas de crédito para realizar compras por internet. También objetos personales de los pacientes e incluso material informático que era del propio centro. Hay constancia de acciones similares en hasta dos hospitales de Zaragoza. Una vez detenido, pasó a disposición del Juzgado de Guardia quedó en libertad a la espera del desarrollo de la instrucción.

Compartir el artículo

stats