DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Isidoro Cortina, historiador y exjefe de la Policía Local, “un hombre intachable que se desvivió por los demás"

Amante de la fotografía, fue un estudioso del patrimonio asturiano | El funeral será este martes, día 11, a las cuatro de la tarde en La Asunción

Isidoro Cortina.

Isidoro Cortina.

El historiador, crítico musical, fotógrafo y jefe de la Policía Local de Gijón durante más de treinta años, Isidoro Cortina del Frade, falleció ayer a los 84 años dejando un profundo pesar en el ámbito cultural de la región tras una vida en la que “se desvivió por los demás”, tal y como recordaba su familia. “Se dedicó en cuerpo y alma a la tarea encomendada, tuvo además una vida llena de hobbies y procuraba siempre hacer el bien a los demás”, confesó su esposa, Margarita Pescador Benavente sobre un hombre que formó parte del Foro Jovellanos y del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA) de forma “muy activa”.

Cortina, un hombre “culto, inquieto intelectualmente y excelente como amigo y profesional”, había nacido en Pría (Llanes), el pueblo de uno de sus abuelos, en 1936, pero pronto se trasladó a Gijón, la ciudad en la que su padre ejerció como juez durante cuarenta años. Cortina estudió primero en el colegio San Vicente de Paúl y completó el Bachillerato con los jesuitas, en la Inmaculada. Luego, estudió Derecho en la Universidad de Cimadevilla, pero como tardaban en salir las oposiciones a secretario judicial optó por ingresar en el entonces llamado Cuerpo General de Policía. Tras dos años como inspector en Gijón estuvo destinado en Navarra como responsable provincial de identificación criminal de Navarra en 1966, donde se especializó en dactiloscopia, medicina legal y fotografía.

Cortina, junto a Paz Fernández Felgueroso, durante el homenaje tras su jubilación.

En Pamplona se hubiese quedado “si la familia y la tierra no tirasen tanto”, tal y como compartió en una entrevista publicada en LA NUEVA ESPAÑA hace varios años. Con ese objetivo, y tras sacar plaza por oposición, logró convertirse en jefe de la Policía Local de Gijón el 11 de enero de 1969, aunque no fue hasta un mes después que tomó posesión, con Ignacio Bertrand y Bertrand como alcalde. “Mi inmediato superior siempre ha sido el alcalde”, confesaba a este periódico Cortina, que alcanzó la jubilación en 2001, con Paz Fernández Felgueroso en la Casa Consistorial. “Fue una persona dialogante y afable, con una trayectoria intachable como así refleja la ciudadanía; desde el Ayuntamiento lamentamos mucho su muerte, desde la Alcaldesa y todo el equipo de gobierno local, que nos ponemos a disposición de su familia”, señaló ayer el actual concejal de Seguridad Ciudadana, José Luis Fernández.

Tras 33 años liderando la Policía Local, Cortina, de una familia con raíces en Baldornón, Lavandera y Fano, alcanzó la jubilación. “Tuve muchos disgustos, pero en la hora final de mi carrera, cierro los ojos y tengo la conciencia muy tranquila, aunque con espinas por ajustarme al cumplimiento del deber”, valoró el día de su marcha en una entrevista en este diario, en el que destacaba la profesionalización de los agentes y de los medios técnicos que habían ido adquiriendo. De hecho, como anécdota, resaltaba que utilizaban el laboratorio fotográfico del padre Patac porque en la Jefatura no había.

Del sacerdote jesuita, al que veía como “un segundo padre”, aprendió la pasión por la fotografía, y junto con el hermano Corteguera, recorrieron toda Asturias para fotografiar y catalogar su patrimonio cultural. De hecho, con el tiempo, se convirtió en poseedor de uno de los archivos fotográficos más amplios de la región. Además, fue autor de varios libros, como “Catálogo histórico y monumental de Gijón”, “El retorno a Oviedo de Martínez Marina” o “La Policía Local. 25 años al servicio de los ayuntamientos democráticos”, entre otros títulos.

Cortina, a la derecha, con el padre Patac.

Cortina, a la derecha, con el padre Patac.

“Es una pérdida grande, la de una persona inquieta intelectualmente con una sabiduría tradicional, singular y amable. Formó parte de una generación intelectual en Gijón durante un largo periodo de tiempo”, aportó Jesús Menéndez Peláez, expresidente del Foro Jovellanos, entidad a la que Cortina perteneció, pues se declaraba “jovellanista” influenciado por su padre. El exjefe de la Policía Local, además, fue miembro de número del RIDEA, donde tuvo una implicación y dedicación muy activa durante buena parte de su vida y donde le recuerdan como “una persona excepcional”, en palabras de su presidente, Ramón Rodríguez.

Cortina, padre de tres hijos (Santiago, Pelayo y Miguel Cortina Pescador), será despedido hoy martes en la iglesia parroquial de La Asunción a las 16.00 horas. Luego, recibirá cristiana sepultura en el cementerio de Fano.

Compartir el artículo

stats