Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estopa incendia la plaza de El Bibio

Los hermanos Muñoz se meten a los fans en el bolsillo con una mezcla de “canciones antiguas, modernas y de en medio”

24

Estopa cierra el Metrópoli Marcos León

Un clásico entre los clásicos salió por la puerta grande del Metrópoli. Y es que los hermanos Muñoz, los “Estopa” la volvieron a liar en Gijón. Esta vez, en El Bibio, donde hicieron vibrar a la parroquia asturiana. David y José Muñoz, que no visitaban Gijón desde que actuasen en el Palacio de Deportes en 2019, pusieron un pie en el escenario y ya no se necesitó más: la locura tras la cola para entrar con un coso con lleno de 2.500 asistentes por eso de los aforos.

Estopa incendia la plaza del Bibio

Arrancaron con “Tu calorro”, un clasicazo del 99 que todo el mundo cantó de principio a fin para seguir con “Vino tinto”, del disco “Destrangis”. Un aperitivo antes de la presentación. “Muy buenas noches a todos, a todas, a todes. Gracias a vosotros podemos hacer estos conciertos después de un año muy duro. Le queremos dedicar el concierto a la gente que no ha podido venir por ser víctima del puto coronavirus”, gritaron los hermanos Muñoz mientras bromeaban con la pasión que hay que tener por ellos para asistir a un concierto en mascarilla.

Estopa incendia la plaza del Bibio

A la tercera llegó “Fuego”, del álbum que da nombre a la gira pospuesta para 2022 pero de la que salieron muchos de los temas regalados a los asistentes al concierto gijonés dentro de la programación de Metrópoli. Ya lo advirtieron: “Este concierto va a ser una mezcla de canciones antiguas, modernas y de en medio”. "Hacía un año y medio que no tocábamos y nos hace mucha ilusión”.

Una selección de temas que gustó a todos. O por lo menos a Jéssica González y a Laura Fernández. “Nos está encantando. El sonido es muy bueno y nos gustó la seguridad, la rapidez y la organización del evento, además de la amabilidad del personal”, explicaban mientras los Muñoz pedían palmas y los fans les ovacionaban.

Compartir el artículo

stats