Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gijón se fuga de la rutina: las "escapes room", una afición en alza

“Nos decían que era un negocio con caducidad, pero no para de crecer”, comentan los empresarios

Por la izquierda, Mercedes Patón, Marina Patón, Jesús Ferrán y Virginia Patón, ayer, en el escape room de la calle Quevedo. | |  JUAN PLAZA

Por la izquierda, Mercedes Patón, Marina Patón, Jesús Ferrán y Virginia Patón, ayer, en el escape room de la calle Quevedo. | | JUAN PLAZA

“Es como estar dentro de un videojuego”. Así define Iván González, co-creador y dueño del escape room “Límite 60”, lo que es su negocio, en la calle Quevedo. Este tipo de locales, en auge en Gijón, son un pasatiempo que consiste en encerrar a un grupo de personas para que, mediante instrucciones, vayan avanzando y traten de salir en un determinado tiempo. Son temáticos y cada uno tiene su historia, que es a la que los participantes deberán prestar atención. “No hay un patrón a la hora de jugar, hay gente que se le da bien y a otra no tanto, depende mucho de la intuición”, matiza González. Ayer, por ejemplo, la joven Marina Patón, de 14 años, lideró a su familia hacia la salida en una de las sesiones. “No veas cómo nos ha guiado”, declaraba entre risas su tío, Jesús Ferrán.

Arriba, Iván González, ayer, en su local. Sobre estas líneas, la empleada Lucía Sánchez y Aró David González , copropietario de otro “escape room”. | Juan Plaza

No muy lejos, en la calle Progreso, está “Arcade invaders”, otro “escape room”. Lo dirigen cuatro socios, entre los que se encuentra Aró David González. Él opina que el auge de la actividad no es solo una moda. “La gente nos decía que esto tenía caducidad. Pero nada que ver, sigue viniendo mucha gente nueva. Tiene incluso su propio turismo”, explica. Este hecho lo confirman Carmelo Collado y Alba Domínguez, pareja llegada desde Cantabria. “Hemos hecho casi cincuenta”, reconocían justo antes de sumar uno más entrando al local.

Gijón se fuga de la rutina

“Hemos parado mucho tiempo por restricciones, pero no se me ocurre ocio más fiable, con gente de tu entorno, en un lugar desinfectado y sin cruzarte con nadie”, cerró Iván González para terminar de convencer a aquellos que aún dudan si atreverse o no a vivir esta aventura.

Compartir el artículo

stats