Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“La Navidad en Gijón no se entiende sin la cultura belenista”, asegura Eloy Méndez

El redactor jefe de LA NUEVA ESPAÑA alaba la labor de la asociación durante su pregón: “Todos los años conseguís sorprender”

Asistentes al pregón de la Asociación de Belenistas

La iglesia de San Pedro se llenó ayer de Navidad con el pregón organizado por la Asociación Belenista, que corrió a cargo de Eloy Méndez, redactor jefe de LA NUEVA ESPAÑA de Gijón. “La tradición de colocar nacimientos responde en primer lugar a la necesidad de actualizar las esencias de estos días de celebración, pero también es un ejercicio con un elevado valor artístico porque reúne todos los componentes necesarios para la creación: materiales, artesanos y público”, aseveró el periodista durante su alocución. “Es, además, pura hermandad, fraternidad, trabajo en equipo, especialmente, un trabajo conjunto entre familiares y amigos”, prosiguió. “Una forma sana de compartir y cooperar”, remató. Tras el discurso, hubo una interpretación musical a cargo de la Coral Harmonía y del Coro de San Pedro, acompañado por el Orfeón de San Lorenzo.

Méndez, que fue presentado por Pablo Álvarez Blanco como un “orgulloso gijonés nacido en el Sanatorio Begoña” y vinculado desde sus inicios profesionales a LA NUEVA ESPAÑA, dedicó buena parte de su intervención a rememorar la instalación del nacimiento en la casa de sus abuelos maternos, ubicada en Pervera (Carreño). “Cada uno teníamos una función y mi especialidad era buscar musgo con varios calderos en la mano por los praos de los alrededores”, detalló. También contó que aquel belén crecía cada año porque se iban incorporando nuevas piezas y que una de las “cuestiones innegociables” a la hora de montarlo era simular un río con papel Albal.

Tras un relato lleno de anécdotas, regresó de nuevo a la cultura belenista para alabar su capacidad de ser “nexo entre generaciones”. Y citó a San Buenaventura, autor de un libro dedicado a San Francisco de Asís donde se recoge el que fue, supuestamente, uno de los primeros nacimientos registrados, ubicado en una gruta italiana. “En este texto se narra la importancia de los nacimientos como método para transmitir mensajes, a modo de las vidrieras de una catedral gótica”, aseveró. También se refirió brevemente a Carlos III como gran impulsor de la instalación de belenes en España tras haber entrado en contacto con estas creaciones durante su reinado en Nápoles.

El periodista finalizó su pregón felicitando a la Asociación Belenista de Gijón, que preside Plácida Novoa, por su labor. “Vuestro trabajo no tiene precio. Dedicáis meses y meses a idear en vuestro taller cómo sorprendernos a todos los demás cada vez que ronda el final de año. Y, aunque es difícil, siempre lo conseguís”, aseveró. “La calidad de vuestras composiciones atrae a miles de visitantes, gijoneses y foriatos, creyentes y no creyentes, doctos y legos. La Navidad en Gijón no se entiende sin vosotros”, remató. Prosiguió con una cita de José Luis Martínez, difunto expárroco de San José, en una entrevista que el propio Méndez le hizo “siendo un guaje”. “Me dijo que los belenes prestan de ver y de sentir”. Y finalizó, dijo, con un titular, haciendo gala de su profesión: “Belenismo es compartir”.

Acto seguido comenzó la actuación musical y la Asociación Belenista entregó unos recuerdos al propio Méndez, a los responsables de las agrupaciones musicales participantes y al párroco de San Pedro, Javier Gómez Cuesta.

Compartir el artículo

stats