Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El centro de salud mental en Cabueñes ilusiona a los profesionales: “Es clave”

El Hospital de Jove, con la única área de Psiquiatría en la ciudad hasta ahora, aplaude el proyecto: “Es una buena noticia para toda Asturias” / Los pacientes confían en que el equipamiento impulse una mejora del trato

Vista general del Hospital Universitario de Cabueñes. Marcos León

Innovación metodológica, descongestión de otras áreas sanitarias y capacidad para absorber la creciente demanda de cuidados en salud mental. Esas son las ventajas que los expertos sanitarios consideran que aportará el nuevo centro de salud mental que el Principado proyecta sumar a la ampliación del Hospital Universitario de Cabueñes gracias a la cesión de una finca por parte del Ayuntamiento al Principado. El plan, desvelado ayer por LA NUEVA ESPAÑA, también ha sido muy bien acogido por los pacientes con este tipo de dolencias y sus familias. Reclaman que estas nuevas instalaciones en la parcela anexa al actual complejo aporten un “trato más humano” a estos pacientes. Todos coinciden en el mismo punto: “Se trata de un centro muy necesario”.

En Gijón, hay varios recursos de salud mental en ambulatorios y existe el Centro de Tratamiento Integral (CTI) de Montevil. Sin embargo, la única planta de Psiquiatría del área sanitaria V se encuentra en el Hospital de Jove, que es un equipamiento concertado. Fuentes de la fundación del centro acogen también de buen grado el futuro equipamiento de Cabueñes. “Es una buena noticia para Gijón y para Asturias”, apuntaron.

Julio Bobes es, además de catedrático de Psiquiatría de la Universidad, el jefe del Servicio de Psiquiatría del área sanitaria de Oviedo. Se muestra muy favorable a que Cabueñes cuente por fin con un espacio para salud mental tras años de reclamaciones. “No es que sea algo necesario sino que es imprescindible. Las instalaciones de Jove se plantearon como provisionales, pero ya llevamos décadas con ellas”, afirma.

El proyecto de la Consejería de Salud es, a juicio de Bobes, un cambio de paradigma en lo que a la gestión de la salud mental en Gijón se refiere. “Bienvenido sea que se haya aceptado que hay que dotar debidamente a Cabueñes en este área y que se deje de demonizar a los enfermos mentales. Hay que felicitar a los que han intervenido en este cambio de posicionamiento”, apostilla. Además, incide en que los niños que sufren estas patologías actualmente deben ser derivados a Oviedo, donde solo hay seis camas. “Para un gijonés es algo inconcebible tener que ir para algo así a Oviedo, donde se genera aún más saturación”, concluye Bobes, que celebra que la ciudad más poblada de Asturias vaya a equipararse a otras áreas sanitarias en materia de salud mental como las de Avilés o Mieres.

Juan José Martínez Jambrina es precisamente el director del área de gestión clínica de salud mental del área sanitaria de Avilés. Aplaude el proyecto del Principado respecto al Hospital de Cabueñes por dotar de una nueva instalación física al área V. “Es positivo porque necesitamos este tipo de recursos físicos donde tengan cabida nuevos programas. Es una buena noticia sin paliativos porque me resulta más preocupante el déficit que hay en instalaciones físicas que el puede haber en personal”, valora.

“Todos vamos implementando programas nuevos y la red de instalaciones está diseñada a finales del siglo pasado”, destaca el sanitario. “Todos hemos ido creciendo en recursos humanos y ahora hay que adaptarse a nueva situación. A nuevas estrategias y planes con la demanda que se originado recientemente. Para eso, lógicamente, hace falta un lugar donde intervenir. Es bueno crecer en todas las áreas”, zanja.

Las asociaciones de pacientes y familiares relacionados con la salud mental reclaman, por su parte, que el nuevo centro sirva para ampliar y mejorar el servicio prestado ahora mismo en el Hospital de Jove. Piden además que se dote de profesionales debidamente especializados en esta área. Lo cuenta Josema Amigó, psicólogo de la asociación Bipolares de Asturias (ABA). “Es muy necesario porque la unidad psiquiátrica de Jove se queda corta y tiene una metodología de trabajo demasiado ortodoxa y que necesita de innovación”, apunta un profesional. Y también reclama mejoras en la atención ambulatoria y discriminar los problemas de salud mental de aquellos aparejados a “situación de inseguridad socioeconómica”. 

Para Jesús Senén, el presidente de la asociación Hierbabuena para personas con diversidad mental, el centro de Cabueñes “es muy positivo” por “apostar por lo público”. Sí que reclama tener en cuenta las recomendaciones que la Organización Naciones Unidas realiza a España en materia de salud mental en 2018. “Necesitamos que las unidades de agudos no sean tan cerradas, tan carcelarias”, valoró. “No poder salir a la calle, tener que salir a un pasillo es algo que no ayuda a la recuperación porque es coercitivo”, agrega Senén. 

En una línea similar se mostró Lourdes Sampedro, la responsable en Gijón de la Asociación de familiares y personas con enfermedad mental de Asturias (AFESA). “El centro es necesario según como lo hagan. Se debe contar con profesionales específicos de salud mental, sin ellos el problema no se soluciona”, explica. También pidió un trato más empático que el actualmente se presta en Jove con el que se mostró muy descontenta. 

El plan para implementar este nuevo centro de salud mental se encuentra actualmente en fase de estudio por parte del Principado. No obstante, las primeras gestiones ya han dado un paso decisivo gracias a la cesión del Ayuntamiento al Gobierno regional de una parcela anexa al actual complejo sanitario con una superficie de 2.100 metros cuadrados. Ahí se ubicaría este nuevo equipamiento, dando así cumplimiento a una vieja demanda del área sanitaria V. 

Compartir el artículo

stats