Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los frentes abiertos sobre la circulación en la ciudad

Los vehículos de fuera de Gijón también deberán exhibir la etiqueta ambiental

La ordenanza local de movilidad no fija distinciones entre residentes y visitantes al circular por la ciudad | Madrid exige pegatina desde 2019

Vehículos en tránsito por la avenida del Príncipe de Asturias. | Pablo Solares

La obligación de llevar la pegatina ambiental para circular o estacionar en Gijón a partir del 1 de junio –una exigencia que solo afecta a los vehículos que cumplen con los requisitos para obtener esa etiqueta y que no conlleva ninguna limitación nueva a quienes no la puedan tener– no sólo afectará a los 107.000 vehículos censados en Gijón que, como desveló ayer LA NUEVA ESPAÑA, cumplen los requisitos para tener distintivo C, B, Eco o 0 emisiones. La imposición se extiende a todos los turismos, autobuses, camiones o motos que transiten por la ciudad. Sea cual sea su municipio de residencia.

El incumplimiento de esta medida conlleva una sanción de 90 euros, al ser leve. Gijón sigue con esta medida la estela de otros municipios. Empezando por Madrid, donde está vigente desde el año 2019, como defienden desde el gobierno local. De hecho, la ordenanza de movilidad madrileña fue una de las analizadas por los técnicos locales para diseñar la de Gijón.

La ordenanza de movilidad sostenible gijonesa, que ahora cumple un año de vigencia, fija esta nueva obligación de carácter ambiental sin hacer distingos por la procedencia de los vehículos. Por su parte, la Dirección General de Tráfico, aunque reconoce el carácter voluntario a nivel nacional de llevar la pegatina, recuerda la exigencia de cumplir con las ordenanzas de cada municipio. Su recomendación es consultarlas y llevar puesto el distintivo si así se requiere.

La obligación de exhibir la pegatina ambiental a partir de la semana que viene no supone ninguna limitación nueva. Ni para los coches con distintivo ni para los que no lo pueden tener. Se trata, explican desde la concejalía de Movilidad, de ir ganando tiempo de cara a lo que va a venir. Por ejemplo, la regulación de las zonas de bajas emisiones. El Ayuntamiento de Gijón impulsa ya la de La Calzada a partir de siete millones de financiación de los fondos europeos y fija otra en el entorno del Centro y Cimadevilla. La pegatina como elemento diferenciador entre los coches más o menos contaminantes será una herramienta para controlar esas zonas. O, por ejemplo, para tomar medidas en caso de episodios de contaminación que exijan actuaciones concretas sobre el tráfico en un momento y espacio determinado.

Lo que llega este 1 de junio es un paso más en el proceso de discriminación positiva a los vehículos menos contaminantes. Un paso que no impone restricciones para los coches sin etiqueta, los más contaminantes. Eso sí, hay que recordar que la ordenanza de movilidad fija para el 1 de enero de 2026 la fecha de entrada en vigor de la prohibición general de circulación para los vehículos que carezcan de distintivo ambiental.

De esta prohibición se salvan los coches considerados históricos y la ordenanza fija que “excepcionalmente” se permitirá la circulación en la zona restringida a vehículos domiciliados en Gijón siempre que no excedan los 2.500 kilómetros recorridos al año. El titular del vehículo debe asumir esas condiciones en una declaración responsable que presentará el primer mes de cada año.

Ahora mismo, la única restricción que hay para ellos en Gijón, y que entró en vigor en abril, es la imposibilidad de aparcar en la zona ORA. No por no lucir la pegatina ambiental, sino por la imposibilidad de obtener tíquet de aparcamiento en el parquímetro al teclear la matrícula.

Pero, ojo, una cosa es que los controladores multen a quien aparque en zona ORA sin tíquet y otra que ahora la policía pueda multar a quien estacione en la zona azul –como en el resto de las calles de Gijón donde el estacionamiento no está regulado– sin pegatina ambiental pudiendo tenerla.

La actual restricción medioambiental de estacionamiento en zona ORA para coches sin etiqueta tiene excepciones: hasta el 31 de diciembre de este año pueden seguir haciéndolo los vehículos industriales o comerciales con tarjeta de la zona ORA y hasta el 31 de diciembre de 2025 también están autorizados quienes tengan tarjeta de residente (cada uno en su zona de referencia menos las personas de movilidad reducida que lo pueden hacer en todas) y los vehículos auxiliares que den apoyo a servicios de transporte público colectivo.

Compartir el artículo

stats