Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Platos que ayudan a encontrar trabajo

Los alumnos del módulo de Cocina Alantre 2022 cierran el curso con una degustación en el Centro de Servicios Sociales del Natahoyo: "El caso es no estar con los brazos cruzados"

Por la izquierda, la profesora Susana Huerta; los alumnos del módulo de Cocina Alantre 2022; el concejal de Promoción Económica y Empleo, Santos Tejón; la concejala de Bienestar Social y Derechos, Natalia González Peláez; la directora del Centro de Iniciativas, Solidaridad y Empleo, Pura Gil, y el director general de Promoción de Empleo, David Rionda. | Ángel González | ÁNGEL GONZÁLEZ

El Centro de Servicios Sociales de El Natahoyo abría sus puertas ayer a las doce y media de la mañana a los asistentes de la degustación ofrecida por el Módulo de Cocina Alantre 2022, un curso impartido por el Centro de Iniciativas, Solidaridad y Empleo (CISE) para ayudar a desfavorecidos y discapacitados a integrarse en el mundo social y laboral. Dentro, los recién graduados se agrupaban entorno a unas mesas repletas de comida, que les habían llevado tres horas de elaboración.

"Este curso que ahora clausuramos es un módulo de cocina dentro de una formación más amplia para conseguir un certificado de profesionalidad nivel I que concluirá en diciembre", destacó la presidenta del CISE Pura Gil, después de que los alumnos recibieran sus diplomas de la mano de la concejala de Bienestar Social y Derechos, Natalia González Peláez, y del concejal de Promoción Económica y Empleo, Santos Tejón.

Entre los estudiantes, se encontraba Doris Vincent Igbinoba, una joven nigeriana que llegó hace seis meses a Gijón y que, junto con su compañera de casa de acogida, Blessing Omoregbe, se apuntó al curso para encontrar trabajo. "Tengo una hija de año y medio", explica, en un esfuerzo por hablar castellano. Irina Kolesnikova, de origen ruso, también se enfrenta a las barreras del idioma, ya que solo lleva un año en la ciudad. "Me gustaría trabajar en hoteles, restaurantes o cafeterías", cuenta. También a Jorge López, que con el curso de cocina lleva ya realizados tres talleres, le gustaría ser cocinero si no le reinsertan en su anterior trabajo. "Ahora tengo moza y me toca aprender a cocinar", dice risueño.

La profesora Susana Huerta elabora uno de los platos de la degustación en la clausura del módulo de Cocina Alantre 2022.

No es el único veterano de talleres: en los seis meses que lleva Benita Fernández desempleada, además de cocina, le ha dado tiempo a aprender sobre informática y manipulación de alimentos. "El caso es no estar con los brazos cruzados", destaca.

Además, todos coinciden en su buena opinión sobre la profesora, Susana Huerta, que también aseguraba estar "encantada con sus grupos". Sobre todo después de dos años de pandemia en los que la presencialidad se había visto reducida. "Existe mucha atención personalizada" asegura el director general de Promoción de Empleo, David Rionda, quien espera que en los próximos quince días surja una nueva convocatoria en la que los fogones del CISE puedan seguir mejorando vidas.

Compartir el artículo

stats