Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rodrigo Cuevas Cantante, actúa esta noche en Poniente

"Soy un agitador folclórico"

"Un artista no es la representación de nada y yo aún menos; no represento a Asturias porque sería encasillarme"

Rodrigo Cuevas. | L. Murias

Rodrigo Cuevas se define como un artista “sin límites”, que solo se encasilla a sí mismo como “agitador folclórico”, porque le otorga al folclore los rasgos característicos que definen su estilo. El intérprete actúa esta noche, a las 23.00 horas, en el escenario de Poniente con motivo de la Semana Grande, donde llega con su peculiar afán por reivindicar la cultura popular de la mano del repertorio de zarzuela que ofrecerá ante los gijoneses.

–¿Por qué decidió adentrarse en el mundo del folclore?

–Es un estilo musical que siempre me ha gustado porque lo considero un arte popular precioso y con facilidad a que cada uno personalice a su manera. Su esencia es que todo el que quiera puede participar añadiendo su visión propia y, a pesar de ello no deja de ser folclore.

–¿Su estilo se puede clasificar de alguna forma?

–No tengo definición alguna porque no me gusta encasillarlo en nada. Soy meramente un agitador folclórico, y me gusta esa etiqueta porque hace que no me limite. No me gusta ponerme límites en ningún aspecto porque yo hago de todo.

–¿Cree que parte de su éxito se debe a que ha sido capaz de demostrar que el folclore no es aburrido como muchos piensan?

–Sí, creo que poco a poco la gente se ha quitado la venda de los ojos y ya han visto que el folclore no es algo aburrido como muchos piensan, sobre todo los más jóvenes. Cada vez es más común que ya muchos sepan lo bonito que es el baile tradicional y, además, es fácil de aprender si uno se lo propone. El que piense que el folclore está obsoleto, está más equivocado de lo que piensa y, sobre todo, desfasado.

–¿Qué tipo de público es más común encontrase en sus conciertos?

–El tema del público es una de las cosas que más me enorgullecen de mi carrera, porque éste brilla por la variedad. Es fácil ver de todo, desde parejas de mediana edad, a abuelas con sus nietos o incluso grupos de jóvenes. Esta heterogeneidad es más común en Asturias que en otros lugares y es algo que me encanta, que ocurra aquí lo hace aún más especial.

–¿A través de su música se representa a Asturias?

–No, porque un artista no es la representación de nada y yo aún menos. No represento a Asturias porque, decir que lo hago, sería una manera de encasillarme y yo hago de todo, no pongo límites ni busco hacerlo. Mi trabajo consiste en una propuesta propia del folclore asturiano y de otros lugares.

–¿Qué espera esta noche del público gijonés y de todos aquellos que le arropen en Poniente?

–Mi única esperanza es que esté petado. No sé cuánta gente habrá, pero creo que puede ser uno de los conciertos más grandes en los que voy a tocar, puede que incluso el más grande.

–¿Qué éxitos van a ser los más aplaudidos?

–Voy a tocar un repertorio de Zarzuela que no es tan conocido como “Trópico”, que es con lo que ya realicé una gira y fue un éxito. De las canciones que cantaré esta noche, la única publicada es la de “Carcelera”.

Compartir el artículo

stats