Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Andamios para cuatro barrios: así es el plan para las zonas degradadas de Gijón

Contrueces y Monteana encaran el inicio de una reforma que busca avanzar en Inuesa y Portuarios tras la modificación de sus proyectos

Edificios de Contrueces. | Ángel González

Las intervenciones generales en "grupos de viviendas en manzanas residenciales degradadas" se sumaron a la convocatoria de las históricas subvenciones municipales para rehabilitación de edificios de la mano del primer gobierno forista de Carmen Moriyón. Un compromiso electoral de 2011 que se estrenó con la concesión de 3,7 millones de euros para los bloques de la Antigua Junta de Obras del Puerto en la calle Francisco Eiriz de Jove.

Una década más tarde ésta es la única obra completada de un programa que lo que más ha sumado son retrasos y decepciones de los cientos de vecinos que asumieron el complejo proceso administrativo que les iba a garantizar una reforma integral de sus viejas y deterioradas viviendas pagada por el Ayuntamiento. La subida de los precios de los materiales ha sido el último bache. Reformados los proyectos, esta semana se aprobaron las ayudas para avanzar en la rehabilitación de Inuesa y Portuarios y comenzar en Monteana y Contrueces. Todos esperan ver pronto andamios en estos cuatro barrios.

1Obra Sindical de Contrueces: 250 viviendas en 17 bloques. A 1964 se remonta la construcción de las viviendas que se conocen como la Obra Sindical de Contrueces. Aquel poblado se desarrolló en 17 bloques exentos en la manzana delimitada por las calles Río Cares, Río Narcea, Ronda Exterior, e Irene Fernández Perea. Ocho bloques de dos portales y nueve de uno con cinco alturas y un semisótano destinado a trasteros. En total, 250 viviendas en 25 portales.

Esa es la primera parte de su historia. La actual comienza en marzo de 2015 cuando la Junta de Gobierno aprobó su declaración como barrio degradado. El paso obligatorio para poder optar a la reforma subvencionada cuyo coste se estimaba entonces en 7,1 millones. Hubo que esperar a septiembre de 2017 para que se declarara al arquitecto Jovino Martínez Sierra como ganador del concurso de proyectos con "Sinapsis", que firmaba junto a Patricia Martínez. En aquel momento el cálculo global de la operación ya estaba en 8,2 millones.

Las vicisitudes y los problemas han ido sumando años y euros al proyecto que ahora parece encarar de manera definitiva su arranque. La fase 1 supone una actuación sobre 2.737,50 metros cuadrados que se corresponde con las sesenta viviendas que suman los seis portales –el 13, 15, 176, 19, 21 y 23– de la calle Río Cares. El presupuesto máximo del contrato es de 2,7 millones a los que hay que añadir otros 270.000 euros en concepto de IVA. Unos 2,9 millones para un programa de obras de 12 meses. Ahora mismo está abierto el proceso para seleccionar al contratista que haga esos trabajos.

2Monte Areo (Monteana): 200 viviendas en 15 bloques. Los arquitectos Julio Valle y María Valle ponen desde septiembre de 2017 la firma en el proyecto de rehabilitación integral de la urbanización Monte Areo, en Monteana, el principal núcleo de la parroquia de Fresno. Una barriada de 200 viviendas organizadas en 15 bloques de entre 5 y 6 alturas sobre rasantes. El proyecto de reforma está repartido en cinco fases de las que acaba de salir a licitación la primera, que se corresponde con los bloques 4A y 5A y tiene un presupuesto de 1,4 millones, impuestos incluidos con un plazo de ejecución de 10 meses. El resto de las fases del proyecto tenía un coste estimado de 4,3 millones, pero son cifras que tocará actualizar en su momento.

Ese es, ahora mismo, el escenario de un proyecto que arrancó oficialmente en 2015 cuando se consiguió la declaración oficial de la urbanización como manzana residencial degradada. La declaración incluyó la convocatoria del concurso de ideas para la rehabilitación que, entonces tenía un coste estimado de 5.523.840 euros.

3Inuesa (Tremañes): 224 viviendas en 14 bloques. Las crónicas cuentan que uno de los hitos importantes de la transformación de Tremañes de zona rural a industrial fue la creación de un grupo de 224 viviendas en 14 bloques y tres chalets unifamiliares, construidas por la Inmobiliaria Unión Industrial en 1956. "Y como el resto de los barrios obreros de la época, el poblado de Inuesa, proyectado por el arquitecto Juan José Suárez Aller, se planificó como una unidad autosuficiente que incluía un centro comunitario, una iglesia y un pabellón de usos terciarios", explican expertos.

El paso de los años deterioró el entorno hasta pasar a convertirse en uno de los barrios degradados que buscaban con esa calificación una reforma integral de las viviendas pagadas por el Ayuntamiento. Ya en 2012 habían presentado su solicitud –con un cálculo económico de 5 millones sin ascensores y 9 con ellos– pero hasta finales de 2013, el año en que consiguió la acreditación como barrio degradado, no se hizo la convocatoria del concurso de ideas. "Volubilis" fue el lema con el que BAB Arquitectos, un estudio de Madrid, ganaba en 2014 el proyecto. La primera de las cuatro fases de la obra se autorizó en 2015 por 2,6 millones. Dos años después, la segunda.

Ahora mismo, y tras el parón para actualizar los proyectos, se ponen en marcha de manera conjunta las fases 3 y 4. La fase 3 se corresponde con los bloques 8, 9 y 10 tiene un coste estimado de 2,8 millones de euros con un plazo de ejecución de 12 meses. Y la fase 4, con el mismo periodo y similar presupuesto, a los bloques 1, 2 y 3 de la misma calle Marruecos. En total, unas cien viviendas a mejorar con un coste económico de 5,7 millones. El operativo de Tremañes es distinto al de otras operaciones ya que la obra la licita directamente el Ayuntamiento.

4Nuestra Señora del Carmen (Portuarios): 174 viviendas en 10 bloques. Nuestra Señora del Carmen, en Portuarios, está conformada por 174 viviendas organizadas en 29 portales de diez edificios. Se construyeron entre los años cincuenta y sesenta del siglo pasado como alternativa residencial para los trabajadores de El Musel. Ahora es uno de los pocos proyectos de rehabilitación de los denominados barrios degradados cuyos vecinos vieron como las obras arrancaban. Otra cosa es que se ejecutaran con fluidez. De hecho, y tras el último parón, la Junta de Gobierno acaba de aprobar el inicio del proceso de selección de la empresa constructora que se haga cargo de la fase B.

Treinta y un proyectos se presentaron al concurso de ideas para remodelar el barrio, que se remató en febrero de 2015 con la elección de Lumo Arquitectos como ganadores con su proyecto "También la lluvia". El coste global de la operación era de 5,2 millones. En 2017 se pudieron ver las primeras obras en cuatro de sus diez bloques. Y ahora le toca a los portales pares 2 al 24 de los bloques B1, B2 y B3 con cuatro portales. La subvención municipal es de 3,7 millones que se reparte en cinco anualidades: de 708.000 euros la de este año y 764.000 las de los siguientes. Son 72 viviendas. Queda pendiente una tercera fase.

El proyecto de esta fase fue aprobado por resolución de Alcaldía el 6 de junio y las comunidades de propietarios solicitaron la licencia, que les fue concedida el pasado 26 de julio. Igual que en el resto de las actuaciones se trata de hacer una reforma integral de los bloques mejorando cubiertas, fachadas y eliminando esas barreras arquitectónicas que complican la vida de los vecinos, en su mayoría mayores.

Compartir el artículo

stats