Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los impulsores de las primarias en el PSOE de Gijón ven "poco tiempo" para recoger las firmas

La validación de las rúbricas, estiman en la Casa del Pueblo, podría demorarse dos días, dejando un estrecho margen para presentar candidaturas

Urnas en la Casa del Pueblo de GIjón, en una imagen de archivo. MARCOS LEÓN

Los militantes históricos del PSOE que impulsaron la activación del proceso de primarias confiaban en que desde Ferraz les dejaran más tiempo para superar el cincuenta por ciento de firmas necesarias para lograr las firmas necesarias. "El tiemo es poco, no es mucho. y Aún no conocemos bien el formato de adhesión que deberán firmar los militantes. Esperemos que no sea engorroso", señaló ayer Manuel Vallejo, uno de los históricos militantes que llevó la consulta a la Casa del Pueblo. Será entre el 1 y el 15 de septiembre cuando podrán comenzar a recoger las rúbricas de la militancia –según el censo provisional de la Agrupación Socialista de Gijón hay 1.182 afiliados, a fecha 1 de junio–, que deberán ser luego avaladas por el comité autonómico de Ética y Garantías.

Esa tarea para validar las rúbricas obtenidas durante esos quince días, según las fuentes consultadas dentro de la agrupación, podría prolongarse durante dos días, es decir, hasta el 17 de septiembre. En el caso de lograrse esas 592 firmas necesarias para cumplir con los estatutos, el partido en Gijón iría a unas primarias, lo que dejaría un estrecho margen de solo dos días para la proclamación de candidaturas, prevista en los estatutos para los días 19 y 20 de septiembre. "La formalización de la candidatura es solo un escrito sencillo diciendo que un militante se presenta. Luego ya viene la fase de recogida de avales que será a partir del 21 de septiembre", señalan fuentes de la Casa del Pueblo, convencidas de que habría margen suficiente para no demorar los plazos.

La principal preocupación ahora de los militantes que han impulsado este proceso –y que el pasado miércoles presentaron los nombres de un centenar de afiliados para demostrar que la petición "no es el capricho de un grupito"– está en reunir las firmas necesarias. "Seguimos muy claros en nuestro objetivo, que es recoger las firmas. No tenemos en nuestra preocupación nada que venga después o cómo se configuren las primarias", señaló Manuel Vallejo.

"Muchos teléfonos"

Este grupo de militantes (en los que se incluyen Carlos Zapico, Teresa Ordiz, Blanca Palmero, Ángel Calvo y José Luis Rodríguez, "Patón", además de Vallejo) solicitará en los próximos días a la dirección local del PSOE que les habilite un espacio en la Casa del Pueblo, algo que el secretario general, José Ramón García, Monchu, ya dejó claro que haría. "Nos acogemos a esas palabras para tener un espacio de trabajo y comenzar a llamar a la militancia. Entre unos y otros tenemos muchos teléfonos", señaló Vallejo, convencido de que lograrán el objetivo.

Otra de las preocupaciones de este grupo de militantes socialistas está en saber cómo será el formulario que deban rellenar los afiliados. Por lo pronto, todas las firmas serán con el DNI. Ese modelo será facilitado por la Comisión Ejecutiva Federal a la Comisión de Ética y la secretaría de Organización de la FSA el día antes del inicio de la recogida de firmas. "Queremos conocer bien todo el sistema y lo que se debe hacer, porque no queremos tener ningún error que pueda hacer que se impugne alguna firma. Queremos tenerlo todo claro claro cuando la militancia vaya a firmar", señaló Manuel Vallejo.

El militante también tuvo palabras para reflexionar sobre todas las declaraciones que desde un lado y otro está habiendo en torno a la solicitud de primarias en Gijón. "Las declaraciones de montones de compañeros y compañeras, algunas de la FSA, me resulta curioso de que se nos acuse de hablar fuera de la Casa del Pueblo, cuando el clamor que están teniendo fuera de la Casa es enorme", reflexionó Vallejo, que incidió que ahora mismo "lo esencial" es centrarse en la recogida de firmas para lograr primarias. "Manejamos muchos teléfonos", resaltó el socialista.

Varias han sido las voces dentro del partido que, a raíz de iniciar este proceso que podría impedir la reelección de Ana González, algo inédito en el PSOE en ninguna otra ciudad, han visto la maniobra como una nueva muestra de división en el partido más votado en la ciudad. Incluso que el movimiento podría poner en riesgo tener la alcaldía de Gijón para los socialistas. El presidente del Principado, y secretario general de la FSA, también recordó que "el barullo pasa factura". El proceso ahora ya está en marcha.

Compartir el artículo

stats