Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos acusados de estafar a una gijonesa en la compra de un coche niegan los cargos

"Nunca he estado en Gijón", defiende uno de los procesados, que se siente "una víctima" | Los implicados afrontan dos años y dos meses de prisión

Los dos acusados, esta mañana ante el tribunal.

Dos acusados de un delito de estafa después de no abonar supuestamente el pago de 52.000 euros a una mujer gijonesa a la que le habían comprado el coche han negado esta mañana los cargos, cada uno de ellos con distintos argumentos. Ambos procesados, que afrontan cada uno dos años y dos meses de cárcel y el pago de una multa de 2.700 euros, pero mientras que uno defiende que no pudo revenderlo para sacar beneficio y satisfacer la deuda, el otro estima que es "una víctima" de todo este caso y que "nunca" había estado en Gijón.

Uno de los acusados es Julián D. C., que se encuentra en prisión preventiva, y la persona que contactó con la dueña del coche y su hijo, encargado de ponerlo a la venta. Según el Ministerio Fiscal, este individuo se puso en contacto con los vendedores el 22 de octubre de 2019, concertando un encuentro para el día 25 en el aparcamiento de una firma de una firma de bricolaje y construcción situada en la avenida de Roces, en el barrio de Nuevo Roces. Una vez en ese lugar, y con la intención de obtener un beneficio ilícito, el principal acusado firmó el contrato privado de venta y, para conseguir que se le dieran las llaves del vehículo, entregó una copia de su DNI y un justificante de haber ordenado el mismo día 25 de octubre de 2019 la transferencia de los 52.000 euros a la cuenta de la denunciante. Una vez con el vehículo se marchó de Gijón en compañía del otro acusado, Antonio C. G., según el relato del fiscal, pero tanto los dos acusados como el afectado por la estafa niegan que este último estuviese presente en los hechos.

El vendedor del vehículo comenzó a impacientarse después de que pasasen varios días, con el fin de semana por el medio, y que la transferencia no terminara de llegar a su cuenta. “Empecé a preguntar y me aconsejaron que denunciara, que parecía ser una estafa”, explicó esta mañana el afectado. Así, acudió a comisaría y los agentes localizaron su coche en un portal de compraventa. “Supe que era el mío por unas alfombrillas que le había comprado”, relató el joven.

El vehículo, un BMW, fue localizado el 31 de octubre de 2019 en el establecimiento de compraventa en Alicante, a donde fue llevado por ambos acusados el 29 de octubre de ese año, “siendo intervenido por la policía y puesto a disposición del juzgado, que acordó su entrega a su propietaria”, expone la fiscal en su escrito de acusación. “Quería hacer negocio, vendiendo luego el coche y así llevarme el beneficio, pero no se llevó a cabo porque se estropeó”, reconoció Julián D. C., que solo respondió a preguntas de su abogado defensor. También quiso disipar cualquier duda de la responsabilidad del otro procesado, del que dijo que “es una víctima, no tiene nada que ver en esto”.

El otro implicado también se presentó como inocente ante el delito de estafa. En su caso, optó por responder a las preguntas de todos los presentes. “Nunca estuve en Gijón”, advirtió al inicio de su testimonio. Sí reconoció haber acudido acompañando a Julián D. C. al establecimiento de compraventa de Alicante. “Él me debía dinero por la compra de unos perros, y me pidió que hiciera de intermediario en la venta de un coche para que él cobrara y así pagarme”, señaló Antonio C. G. para argumentar su presencia en Alicante. Eso sí, este hombre dejó claro que desconocía la estafa que se encontraba detrás de este caso. 

Compartir el artículo

stats