Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Proyecto Hombre recoge hoy el premio "Ana Casanueva" por sus 35 años de ayuda contra las adicciones: "Ahora trabajamos mucho en la prevención"

En el colectivo trabajan 71 profesionales a los que se suman 100 voluntarios para atender a unas 230 personas

De izquierda a derecha, Isabel Arango, Julio Jonte y Montserrat de Miguel, ayer, en el Centro de Atención Múltiple de Gijón. | Marcos León

"El premio es una alegría porque seguimos teniendo algo que los demás reconocen como positivo o bueno". Julio Jonte es el director de Proyecto Hombre en Asturias (el conocido programa educativo-terapéutico sobre adicciones). Esta tarde, a las 19.00 horas, en la Capilla del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo, recibirá el premio "Ana Casanueva". "Es un honor, pero acarrea también una responsabilidad", incide Jonte, que está al frente de una institución con 35 años de vida, en la que trabajan 71 profesionales, a los que se suman unos 100 voluntarios, y que tiene capacidad para atender a unas 230 personas entre sus centros de ayuda de Gijón y Mieres.

El 9 de junio de 1987 se firmó en Gijón la constitución de la fundación, que mantiene tres décadas y media después su fin. "Surgió con la preocupación que existía por un colectivo que salía de la pandemia de la heroína. Los voluntarios iniciales se plantearon un objetivo que no se ha modificado, que es intentar dar respuesta al fenómeno de las adicciones, que había parecido con una incidencia tan dramática y enorme dentro de la población asturiana. Y con la voluntad de dar respuesta completa a las personas y sus familias", rememora Julio Jonte.

La institución recibirá el premio "Ana Casanueva", que convoca el empresario y filántropo astur-mexicano Carlos Casanueva Varas y la Asociación Iberoamericana de la Comunicación (Asicom) junto a la Universidad de Oviedo, para reconocer el trabajo de organizaciones no gubernamentales, instituciones de asistencia privada, fundaciones, asociaciones civiles y organismos sin fines de lucro que cuenten con una trayectoria de al menos cinco años y que operan en el Principado. Una máxima que ha cumplido Proyecto Hombre, y en la que ha ido dando más pasos durante todos estos años. "Ahora trabajamos mucho en poner todos los recursos y programas en la prevención, para anticiparnos, para que la población en general tenga un menor acceso a conductas de riesgo que le puedan conllevar a ese problema", indica el director de Proyecto Hombre.

A ese trabajo se les han unido recientemente los ayuntamientos de Oviedo, Siero, Llanera, Noreña y Carreño, con diferentes programas, en un apoyo que consideran fundamental desde Proyecto Hombre. "Al final no es tanto aumentar las cuantías, sino consolidarlas y aguantarlas en el tiempo", precisa Montserrat de Miguel, directora del Centro de Atención Múltiple de Gijón.

¿Y cómo funciona Proyecto Hombre? "Hay dos líneas de actuación", cuenta De Miguel. "Lo primero se hacen entrevistas de ámbito personal, en las que hablan de su situación. Un equipo hace después un diagnóstico, en el que sustancia en qué situación social, familiar y laboral se encuentra. Ahí se contextualiza el problema y se opta por uno de los dos caminos posibles", añade. En ese momento se opta "bien por un tratamiento ambulatorio, o si esa persona no tiene contención, o cuenta con recursos externos escasos, en cuanto a lo social o lo laboral, hacemos una derivación hacia nuestros recursos residenciales", desgrana Montserrat de Miguel.

Julio Jonte intercede para recordar que "el objetivo es el mismo que siempre, llegar a la autonomía de la persona, a la abstinencia", y cuenta también que para ese proceso, "en la medida que se puede, incorporamos al núcleo familiar, en la parte residencial". Montserrat de Miguel continúa explicando el proceso: "La primera parte en la que trabajamos es para aposentar, dejar de consumir y aceptar las limitaciones, la realidad, y que es necesario la ayuda y el control. El segundo paso es ya el trabajo, dar pasos para alejar esa adicción. Y con el último ya llega la autonomía, poder hacer tu vida". Y explica que "todo ese proceso tiene un recorrido psicológico, esa otra de las partes que aquí aportamos este equipo de trabajo".

¿Y cómo se presenta el futuro? "Socialmente ha menguado mucho la preocupación, ya no es una cuestión tan social, pero subyace en otras grandes preocupaciones, porque aparece mucho por ejemplo la salud mental, con muchas personas afectadas y que viene relacionado con ese consumo de sustancias", comenta el director de Proyecto Hombre, una entidad que lleva 35 años trabajando por una causa por la que "seguimos sintiéndonos útiles, porque aún recibimos la llamada de la sociedad, sin necesidad de campañas de marketing, saben que estamos ahí para ayudarles", concluye Julio Jonte.

Compartir el artículo

stats