Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ainhoa Puebla González Responsable de Proyectos de la Autoridad Portuaria

"El Musel tiene que ser un puerto digital, sostenible y estar descarbonizado"

"En el medio plazo veremos buques con nuevos combustibles, y las autoridades portuarias tenemos que estar preparadas para ello"

Ainhoa Puebla, ayer, en la Escuela Superior de la Marina Civil. Marcos León

La Escuela Superior de Marina Civil acogió ayer una serie de ponencias en el marco del Día Marítimo Mundial. Las temáticas fueron desde la descarbonización del sector a través de la perspectiva de una naviera al estado regulatorio actual de los buques autónomos, pasando por el rumbo a seguir hacia un transporte marítimo con cero emisiones o la innovación para hacer un puerto más sostenibles. Entre los ponentes, se encontraba la economista Ainhoa Puebla González, responsable de Estudios y Proyectos de la Autoridad Portuaria de Gijón.

–¿Qué pasos hay que dar para conseguir que El Musel sea más sostenible?

–Lo primero es cumplir con las regulaciones a las que estamos sometidos como administración pública y como puerto perteneciente al Corredor Atlántico. Ninguno de los retos que nos vienen por delante lo entendemos sin la cooperación de todos los agentes que nos rodean y sin la innovación.

Un puerto que no innova es un puerto que se queda estático y atrás. Entendemos la innovación como un elemento dinamizador.

–¿En qué se trabaja ahora para llegar a ese objetivo?

–A nivel de sostenibilidad, estamos trabajando en la sustitución de todas las luminarias para lograr una mayor eficiencia, así como en la modificación del edificio de la Autoridad Portuaria, con este objetivo. A medio plazo, trabajamos en el desarrollo de una propuesta para mejorar la calidad del aire del propio puerto, en colaboración con varios agentes y empresas del puerto de Gijón. A nivel de transición energética, trabajamos fundamentalmente en cuatro ejes: gas natural licuado, fuentes de alimentación en alta mar, economía circular y energías renovables.

–¿Cómo se imagina El Musel de mitad de siglo?

–Hay un dicho que dice "virgencita, que me quede como estoy" y ahora mismo el Puerto está en un momento buenísimo. Creo que hemos recorrido un camino importantísimo en los últimos años, así que me lo imagino parecido a como está ahora. El objetivo es seguir caminando en la senda que nos hemos marcado, que creemos que es la correcta. Y los retos pasan por la digitalización, la sostenibilidad y la descarbonización.

–¿Y el futuro del transporte marítimo?

–En el medio plazo vamos a ver buques con nuevos combustibles y las autoridades portuarias tenemos que estar preparadas para eso. Además, de cara al 2030 también tenemos que estar preparados para dar suministro eléctrico a buques. El transporte marítimo también se va a digitalizar, son realidades. El transporte marítimo es una realidad muy compleja que requiere unas inversiones altísimas. En todo lo que se avanza siempre se va muy despacio, pero si echas la vista atrás, sí que ha habido muchos cambios en los últimos años.

–La regasificadora de El Musel ha sido incluida en el plan de contingencia de seguridad energética. ¿En qué les afecta?

–En el momento que una empresa que está dentro de El Musel funciona, para nosotros se generan un mayor tráfico e ingresos. Llevamos años esperando, es una magnífica noticia.

–¿Qué más retos tienen a corto plazo en el Musel?

–Aprender y hacer las cosas cada día un poco mejor. Cooperar con todo nuestro entorno y servir a las empresas, a las que nos debemos.

Compartir el artículo

stats