Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sportinguismo ve con ilusión la ampliación de El Molinón, pero "sin perder la esencia"

l "Debemos volcarnos por lo que supone para Gijón y Asturias", dice la Cámara de Comercio | "La decisión es del Ayuntamiento", advierte Aurelio Martín, socio de gobierno del PSOE

El Molinón.

Renovar El Molinón, sí. Mover el estadio de sitio, no. La opinión de las peñas sportinguistas sobre el anuncio del proyecto millonario que el Grupo Orlegi pretende hacer sobre el campo municipal es clara. "Todos queremos un estadio moderno, pero también hay que tratar de mantener la esencia de que El Molinón es el campo más antiguo de España", defiende Adrián Núñez, presidente de la Unión de Peñas Sportinguistas (Unipes). Una opinión compartida por el vicepresidente de la Federación de Peñas Sportinguistas, Emilio Llerandi: "La renovación traería ventajas y nuevos alicientes para el club y la ciudad, pero veo con cierto temor de que se pueda perder el encanto y la solera de El Molinón". Por su parte, Mario Carriles, miembro de la asociación "Anselmo López", sostiene que "la reforma del estadio y de las gradas podría hacerse sin moverlo de sitio".

El sportinguismo tiene claro que una de las esencias de El Molinón es su historia, por lo que acometer una reforma integral con un desplazamiento de los cimientos pondría en riesgo ese estatus que regenta en el fútbol español. "Todavía no sabemos cuántos metros sería, habría que ver los planos. Lo ideal sería dejar campo en el sitio en el que está", apunta Adrián Núñez, quien sí ve con bueno ojos la prolongación de una avenida que conecte el estadio con el paseo del Muro de San Lorenzo: "Todo lo que implique bueno acceso sería algo positivo".

Por su parte, Mario Carriles sostiene que desde la asociación "Anselmo López" valoran positivamente una reforma en las gradas. Eso sí, sin mover el terreno de juego. "Tener el campo más antiguo de España es algo de lo que podemos presumir y no creemos que tengamos que perder esa condición", señala Carriles. Y añade: "sin ser arquitectos ni ingenieros, creemos que se puede reformar el estadio y dejarlo apto para ser sede mundialista al igual que hicieron otros campos históricos a lo largo de las décadas como es el ejemplo de Anfield (estadio del Liverpool), Old Trafford (Manchester United) o el Santiago Bernabéu (Real Madrid)". Sin embargo, "habrá que esperar a que el Grupo Orlegi presente y explique el proyecto para que, después, el Ayuntamiento lo acepte, al ser el dueño del estadio", remata.

En el Ayuntamiento precisamente, al menos los grupos municipales que forman parte de la actual corporación, mantienen prudencia a la espera de conocer la envergadura del proyecto. En Ciudadanos, por ejemplo, tienen claro que Gijón "merece ser sede del Mundial" y que la reforma del estadio será un gran escaparate internacional", también para toda Asturias. "La reforma del estadio y de su entorno es un gran proyecto de ciudad que cambiaría toda la fisionomía de la zona, pero todo ello debe contrapesarse en que no sea una hipoteca económica". Es por ello que el portavoz naranja, José Carlos Fernández Sarasola, espera a "conocer en profundidad el proyecto" para dar una opinión más exhaustiva, pero dejando claro "la oportunidad que representa para Gijón ser sede del Mundial".

Desde Foro Asturias reflexionan sobre lo "ilusionantes" que son todas las noticias que llegan sobre El Molinón y que se convierta en sede. "Es un proyecto que puede ser transformador de todo el entorno. Hay que seguir trabajando en reunir los máximos apoyos posibles para que pueda ser una viable y se haga realidad. No obstante, vamos a esperar a conocer el proyecto de primera mano para emitir una valoración más profunda", comparte el portavoz forista, Jesús Martínez Salvador.

Esas altas expectativas, a la espera eso sí de mayores concreciones, también emergen desde el Partido Popular. "No cabe duda que el proyecto ambicioso que Orlegi Sports tiene para Gijón es una oportunidad que se nos presenta como ciudad, pero debemos ser cautelosos desde lo municipal mientras avanzamos en tener la información de lo que implicaría para el Ayuntamiento y las instalaciones municipales", considera la portavoz de los populares, Ángela Pumariega.

En Vox tienen claro que el estadio "es propiedad municipal, es decir, de todos los gijoneses". Dicho esto, expone Eladio de la Concha, "estamos a la espera de poder conocer el proyecto detallado los próximos días, tanto de las obras que serían necesarias, así como la reestructuración de la zona, que serán bienvenidas siempre que supongan unas mejoras para los gijoneses y que se mantenga la esencia de El Molinón". Eso sí, el portavoz de Vox destaca que "llama la atención que muchas de las peticiones y exigencias tanto de Orlegi como de la organización del Mundial prevean una ciudad que contrasta con los planteamientos urbanísticos del actual gobierno municipal". Y añade de la Concha: "Ante un evento relevante y para que una ciudad sea moderna y competitiva lo adecuado es tener accesos, viales y amplias zonas de aparcamientos, en contra de las políticas de movilidad que intentan imponer las actuales políticas de la izquierda que controla la ciudad y el erario público".

Con mucha prudencia se ven los movimientos en Podemos-Equo. "La ampliación de un estadio y crear una avenida requiere de un proyecto riguroso, conocer pros y contras, conocer la ordenación de la zona, inversión, etc. que ahora mismo no existe", estima la portavoz del partido morado, Laura Tuero.

Más contundentes con las expectativas se muestran desde Izquierda Unida, socio de gobierno del PSOE en el Ayuntamiento de Gijón, y que ven "con frialdad" los planteamientos que se han ido avanzando en la prensa en los últimos días. Su portavoz municipal de IU, y concejal de Movilidad y Medio Ambiente, Aurelio Martín, reconoce estar "a la espera de conocer más detalles" del proyecto definitivo que ha diseñado el grupo Orlegi, pero el edil es tajante al recordar que "es importante que quede claro que las decisiones las toma el Ayuntamiento".

Desde el Principado, por su parte, están a la espera de ver el proyecto para emitir una valoración.

Fuera del ámbito municipal también están pendientes de acontecimientos. En la Cámara de Comercio de Gijón, en concreto, parte de la premisa de que lograr que El Molinón sea sede del mundial en 2030, "es lo que debemos apoyar y en lo que debemos volcarnos por lo que supone para Gijón y para Asturias". Pero, en palabras de su presidente, Félix Baragaño, "para conseguir este objetivo será necesario analizar las medidas más adecuadas tanto desde el punto de vista técnico como económico". "Con la información que se tiene al respecto no se puede hacer una valoración de una medida que forma parte de un proyecto global", considera el presidente cameral.

Compartir el artículo

stats