Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un proyecto histórico para la ciudad desvelado por LA NUEVA ESPAÑA

La Mareona confía en el cambio de El Molinón

"Es valorable que tengan iniciativa, ¿pero quién va a poner el huevu?", dicen los aficionados sobre la financiación

Por la izquierda, Paco Expósito, Tania García, Elena Castro, Claudio López, Daniel Pedrosa, Diego Fernández y David Calvo, en los aledaños del Heliodoro Rodríguez López. | Á. C.

Tiene la afición del Sporting el don de la omnipresencia. Allá donde vaya el equipo encontrará a un aficionado rojiblanco. En la noche de un viernes de finales de septiembre en Santa Cruz de Tenerife, parece que con más motivo. Alrededor de medio centenar de sportinguistas arroparon al equipo en el Heliodoro con Orlegi en la boca. La llegada de Irarragorri al conjunto gijonés es aplaudida de manera unánime, también su ambición para convertir El Molinón en sede del Mundial, pero cuando se habla de la inversión y las reformas que implicará, una pregunta se repite: "Es valorable que vengan con iniciativa, pero... ¿Quién va a poner el huevu?".

Por la izquierda, Ramón Menéndez y Mauricio Paraja. | Á. C.

"Parece que vienen en plan serio", comentan sobre Orlegi Patricia Rodríguez y José Ramón Freije, dos avilesinos que combinaron vacaciones con una jornada de fútbol junto al Sporting en Tenerife. "Hay que conocer más detalles sobre cómo se va a ejecutar todo eso de El Molinón", cuestionan tras dar su aprobación al intento por ser sede mundialista. Lo que aplauden sin dudar es la ayuda del club para conseguir sus entradas en el Heliodoro, ya que se abrió un correo electrónico en el que se podían cursar peticiones al Sporting.

Patricia Rodríguez y José Ramón Freije. | Á. C.

El mismo método utilizaron Marcos Álvarez y Diego Suárez, de Pola de Laviana, para conseguir su entrada. "Hay muchas incógnitas, sí, pero por lo menos hay interés en cambiar las cosas", valora Marcos Álvarez de los planes de Orlegi. "No se puede tirar el estadio, hay que conservar algo, no podemos hacer eso", apunta Diego. Su amigo está de acuerdo, y recuerda la necesidad de aclarar "quién pagará todo eso". "Lo mejor sería reformar sobre lo que ya conocemos de El Molinón", concluyen. "Mucha obra me parece a mí", desliza Palmira Fernández. Esta gijonesa es, junto a su marido Pablo Alonso, una de las aficionadas más viajeras del universo Sporting. Por supuesto, el matrimonio estuvo en Tenerife. "Lo de mover El Molinón de sitio no sé si lo va a conseguir. Y eso de perder la condición del campo más antiguo...", expresa Pablo en lo que también es una de los grandes debates entre la afición. Entre tanta propuesta vanguardista, ambos lanzan una petición inspirándose en una de las zonas emblemáticas del Heliodoro. "¿Por qué no recrean también la puerta antigua de El Molinón?", señalan ante la antigua puerta de herradura del campo tinerfeñista.

Palmira Fernández y Pablo Alonso. | Á. C.

"Con Orlegi ha llegado la modernidad al Sporting", sentencia Mauricio Paraja. Este gijonés lleva años instalado en Tenerife, donde trabaja como secretario judicial. "Por mover unos metros el campo no va a pasar nada", añade, a su lado, Ramón Menéndez, también gijonés y también residente en la isla, donde trabaja para una empresa de viajes. "Es un golpe de esperanza, pero tampoco hay que fiarse. Vamos a ver cómo se resuelve en un futuro", comenta, unos metros más adelante, Daniel Pedrosa, que lleva once años viviendo en Tenerife sin perder su pasión sportinguista. Interviene Claudio López, gijonés que se ha sumado a la cita del Heliodoro aprovechando unos días de descanso. "Todo bien, yo también véolo bien, pero ojo que no den la espantada, que en esto del fútbol hay mucho Piterman", dice. No tiene la sensación de que Orlegi vaya por ese camino, "ni mucho menos", pero sí se hace eco de esa incertidumbre que va desde los despachos del Ayuntamiento a cada rincón sportinguista: "¿Quién se va a hacer cargo de las obras? ¿quién y cómo va a poner el dinero? ¿va a poder hacerse todo eso? Hacerlo y tener el Mundial sería lo máximo, pero...".

Diego Suárez, a la izquierda, y Marcos Álvarez, antes del partido del Sporting en Tenerife. | Á. C.

Compartir el artículo

stats