Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Roda

Vistas al mar

Luis Roda

La emoción de la moción

Sobre las atracciones de feria en la vida nacional

Nada, que no hay manera de que pare esta montaña rusa en la que se ha convertido la vida nacional. Ni siquiera ofrecen la oportunidad de bajar a los que no nos gusta ese tipo de atracción de feria, entre otras cosas porque maldita la gracia que tiene pagar para acabar con la cara verde, blasfemar al hacer un “loop” (¡con el riesgo de acabar en el infierno, encima!), y el peligro añadido que deriva de la posibilidad de que los acompañantes en la veloz y desmelenada aventura te identifiquen como “aquel cabrito que se fue per riba y per baxo”, mientras intentan quitarse con esas toallas húmedas de bebé lo mismo que suelen retirar de la cara y el pompis del bebé, pero en tamaño “senior”. Y son tantas las cosas que suceden a la vez que el ciudadano normalito se arma un lío morrocotudo con tanta sobredosis de información…

–¡Ay, la probe Rociíto!…, taba fecha una Magdalena…

-Non me extraña, porque meté-i una moción de censura al enemigu y perdéla por haber dexáo el traje de lluces encerráu en una habitación de la casa de La Pantoja ye pa engarriar una llorera d´eses de concursu…

–¿Que qué, ho?…

–Ná, si ta bien claro: ye que nun se puée meter de ministru a un toreru, y menos tovía a un toreru muertu…. ¡con el tufazu que tien que dar un difuntu pasáu de fecha!…

–¡Ah madre, Silverio?… ¿díceslo en serio, ho?…

–¡Como que nun toy aquí y toy falando con un “lolograma”!

–…¿”Lolograma”?… ¿nun será un “holograma”, ho?

–Vamos a ver, rapaz… ¿tú non te llames Manolo, ho?… pues de holograma ná: “lolograma”… ¡¡y dexa de interrumpíme, porque sé muy bien por onde vas, y ya puées ponéte como te pongas, que yo nun me voy casar contigo!!… ¿ónde vas tan escopetáu, ho?…

–¡Joé, Silverio, esta vez pasástete!…el probe Manolo lleva un sustu encima que pa qué…

–¿Y que quiés que faga, ho?… ¡¡Tres días que lleva soltándome el rollu de la Rociíto, y pa seguir!!… si nun me fago el llocu, esti vuélveme llocu de verdá…¡y menos mal que nun se enteró de que la madre de Rociíto nun murió, sinon que ta viva y refugiá desde fai unos años en la mi casa pa tar tranquilina… ¡Ah Belorcio!… ¡¡non corras, ho!!… ¡¡¡Que ye una broma, hom!!!… ¡Ay, Diosss, qué falta sentíu´l humor tien la xente!… pa mi idea que ye pola pandemia…

Pues si lo que antecede parece raro, más raro aún es que se haya montado desde las alturas un concurso en plan “a ver quién censura mejor” y que, con ese motivo, los integrantes de varios partidos hayan empezado a dar saltos de trapecio sin red y, lo que es todavía más difícil: sin trapecio, para alegría de los traumatólogos de la privada, que están viendo como los múltiples descalabrados van a engrosar los rendimientos netos de sus consultas, donde deslumbrantes enfermeras rubias -casi natural- les toman los datos antes de entrar en la consulta…

–…A ver… usté ye Epaminondas ¿non?… ¿podría dame el su teléfonu?

–¿Y usté a mí el suyu, prenda?…

–Nun tengo… ye que, como el mío pa ye de orixen Comanche, enseñóme a facer señales de fumu, y nun se imaxina lo que aforro al añu en sin tener que pagá-i a “Bobafone”, a “Telecalambre” o a “Malestar”…

–¿Y qué quema pa facer el fumu de les señales?…

–El mío pá enseñome también a cortar cabelleres masculines con esi fin…

–¡Ja ja!…pues yo toy calvu…

–Mío pá enseñóme a cortar el pelu de ónde lu alcuentre, aunque nun sea el de la cabeza. Ye tóo cuestión de afinar un poquiñín col hacha y, si me despisto, pues… ¡bueno, hay coses peores!… Y ¿qué?… ¿pensólo ya, ho?…

–Pero, neña: si tienes un teléfonu bien guapu… ¿pa qué coño quiés el míu, ho?…

–¡Vaya, que casualidad!..habíaseme olvidao que tengo el hachu al llau del fonendoscopiu, metiu en esta bolsa…

–…(¡osti!)… 636.44….

¿Cómo dice, querido lector?… ¿que lo que acaba de leer le parece exagerado?… ¡¡Es evidente que usté no tuvo hilo directo, como tuve yo, con los parlamentos murciano y castellano leonés!!… ¡¡¡madre mía, les coses que tuve que oyir!!!… como que tovía toy desinfetando les oreyes…

–¿El qué dices Veneranda?… ¡¡nun me digas que tovía nun llamaron del nuestru partíu pa decínos que ye lo que hay que votar!!…

–(¡Calla, ho, que hay por ahí xente de la prensa camuflá!)… Parez que tan atando tovía flecos…

–¿Qué flecos, ho?

–Los del mantón de Manila de la candidata a la presidencia que, al parecer, enguedelló los flecos colos tacones cuando taba baxando les escáleles y arréose un jostrazu de órdagu…

–¡¡¡¡Riiiinnnn!!!!

–¡Vaya, por fin!…a ver, a ver… ¿qué ye lo que hay que…? … ah, que nun ye la sede del partíu… (¡glub!) …sí, sí…descuide, que i lo voy decir ahora mesmo…

–¿Que diz el secretariu general que hay que facer?…

–…Estooo… nun yera el secretariu xeneral… yera tu madre… ta fecha un basiliscu… acaba de enteráse de que yes diputáu rexional del partíu al que vota la guarra de la su cuña, y diz que te vayas preparando pa lleváles en cuanto atravieses la puerta de casa… y que, de pasu, i compres en “Mercadona” un par de kilos de calabacín…kilo y mediu pa facer una crema, y el mediu restante ya te enterarás pa qué ye, perru traidor (esto non lo digo yo, dízlo ella ¿eh?)… estooo… ¿quiés llevar un tubín de vaselina, por si ye el casu, eh?…

Compartir el artículo

stats