Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Pablo Pérez

Sobre la trayectoria deportiva de Pablo Pérez en el Sporting se pueden hacer tantas interpretaciones como se quiera, aunque quizá la más justa sea decir que fue un luchador nato al que le faltaron un par de pasos para cuajar definitivamente. Pero sobre su grado de compromiso y profesionalidad, solo es posible hacer un balance: encarnó todo lo que el aficionado medio le pide a un jugador que viste la camiseta rojiblanca. Estuvo siempre en el sitio donde se le requirió, aportó sensatez incluso en momentos delirantes, disfrutó activamente de las glorias y aguantó con estoicismo las críticas, que no fueron pocas. Sus lágrimas al despedirse del club son una imagen sanadora en estos tiempos futbolísticos marcados por la volatilidad. Nada hay más gijonés que un llanto sincero en El Molinón.

Compartir el artículo

stats