Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nel Morán

Cultura

De los represores a ser llibre y los nuevos malos tiempos pa la llírica

Depués d’años arrodiáu de sotanes represores, decatéme que yo nun yera lo que los cures pretendíen; qu’ellos llograren que la fe se me cayere del alma. La universidá desplicóme que podía ser llibre. Camudé los crucifixos pola cultura, y gracies a ella averéme a un mundiu qu’enxamás nun suañare, un mundiu que m’enllenó de gociu hasta la vieyera calmo.

El primer llugar de pecáu cultural qu’alcontré fo en Cimavilla, nel cine d’arte y ensayu Brisamar, pasáronme pelos güeyos una retafila de películes que la dictadura prohibiere y abriéronme l’apetitu d’un cine lloñe de la simplonería franquista y postfranquista.

El teatru alternativu asturianu llegó más llueu, vieno de la mano de Margen y frayóme dafechu la lóxica: les obres nun se representaben en teatros; los llibretos nun yeren al usu; reivindicaben, y eso yera lo más importante. Pasu ente pasu, llegué a compañíes qu’emplegaben l’asturianu como vehículu de comunicación, una maravía, xusticia pa un pueblu. La primera fo La Confesión de Telón de Fondu, y depués llegaron munches otres.

La lliteratura fo atemporal, llegóme como foles de la mar. De mano, la obligatoriedá de les llectures, alloñaes de les necesidaes del rapacín que yera, ficiéronme odiar dafechu los llibros. Tuve de madurar pa conocer otra forma de lleer, otra forma d’esfrutar. Foron llegándome noveles d’estayes bien distintes: entamé poles mitolóxiques, con "El señor de los aniellos" reinando; la novela negra súpome tamién a gloria; hasta llegar a gustos mui estremaos. Los rellatos y la poesía entemeciéronse pente les noveles.

Y otres cultures foron enanchándome’l sentir.

Y agora, depués de vieyu, gaiteru. Atópome con ideoloxíes qu’odien la cultura, qu’aseguren que los que les prauticamos somos bolcheviques (lo últimu que sedría ideolóxicamente nesta vida), que somos un peligru pa la sociedá de pro. Yá asistí a como metíen na cárcele a cómicos y músicos, y dientro poco veré quemes de llibros, en plan Hitlerianu. Malos tiempos pa la llírica, que dicía Golpes Baxos.

Compartir el artículo

stats