Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Tres supuestos

El cierre al tráfico del "cascayu" durante cinco días de la Semana Grande no responde a necesidades perentorias porque el Muro se ha pasado décadas con coches en ambas direcciones durante las jornadas festivas de agosto sin colapso peatonal alguno. Y resulta sorprendente porque se producirá apenas unas semanas después de que se restituyera el doble sentido en el paseo por mandato judicial. Así que la medida solo puede responder a tres supuestos: los gestores municipales dan por hecho que ayudará a que la ciudadanía concluya que la semipeatonalización es mejor que cualquier otra opción, está previsto organizar alguna actividad en ese espacio aún por desvelar o se trata de un tira y afloja con los partidarios de la circulación. En cualquier caso, al gobierno local le interesa que se hable del asunto. Eso está claro.

Compartir el artículo

stats