Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Roda

Vistas al mar

Luis Roda

Mi carro (y no el de Manolo Escobar)

Una mirada divertida a la subida del precio de los alimentos

Estos días anda uno de sofoco en sofoco con las ideas que se proponen para salir a flote en medio de las subidas de todo... de todo menos de ese cohete que quieren lanzar desde no sé donde y que no asciende ni a la de tres, porque un día se agrieta por donde no debe, otro le sale humo –y no es porque estén fumando en su interior– y, por último, se le pegan las sábanas al encargado de pulsar el botón de despegue. La próxima vez que quieran lanzarlo, seguro que se les olvida desenganchar la cadena de seguridad y se lleva arrastrada hacia el firmamento a toda la tribuna de invitados a contemplar el evento. Una de las últimas ideas es la del carrito de la compra con productos básicos a un precio asequible...

–... A ver que diz la etiqueta... "collorante alimentariu"... ¡ah madre!... ¿pa qué ye eso, ho?

–... Igual ye pa dáse un poco de collor mientres tas alimentándote...

–¿Écholu en la cesta, ho?

–Meyor vamos buscar otra cosa... un litru de lleche... ¡ési ta incluíu nel carru!... a ver la marca... "La lleche que mamesti"... ¡cóooño, vaya nombre comercial que tien!...

–... Nun la cojas, que me da mal rollu... ¿y esi papel higiénicu tá incluíu nel carru, ho? ¿Sí?... pues ná, pa dientro... ¿qué marca ye? ¿"La lija"?... ¡ay, Dios, quítalu de ahí! porque igual fai honor al su nombre y nos queden les ñalgues como una finca de cultivu tras el pasu del arao...

–... Oye, pues ya apenes queden coses... mira, aquí diz "galletes anticolesterol"... bueno, por llevar algo... voy probar una... ¡¡cras!!... ¡ay la madre que los...! ¡¡si acaba de partíseme un diente!!...

–Pues ye verdá que son anticolesterol, Silverio, dízlo aquí... al parecer, tan feches de hormigón armáu, con lo que nun hay quien y-os eche el diente. Y claro, a base de nun coméles, el colesterol báxate...

Por otra parte, hagan lo que hagan a favor del pueblo quienes ocupan puestos de responsabilidad en la política, resulta que somos genéticamente tan desagradecidos que siempre los vamos a criticar y a poner verdes. En estos días se mofaban de una ministra que dijo que, en el autobús y el metro, no se hablaba de otra cosa que de la renovación del Consejo General del Poder Judicial, cuando es evidente que en nuestra España –y olé– el nivel de preocupación de los ciudadanos por lo que nos dice el gobierno es inmenso, y por tanto tiene que ser verdad lo del metro y lo del autobús. Y hay muchas más cosas que no se cuentan...

–Pues yo, Veneranda, pásolo de mieu faciendo cola onde les cajes de Mercadona... ayer, un rapaz que ta medio colgáu a les cerveces de a litru, explicóme lo de la mecánica cuántica...

–¡Méca!... también a mí me pasó algo parecío, pero fue nel Supercor... una guaja se puso a explicá-i a su madre que tóo lo que había metío nel carru yera malísimo p’al orgamismu. Total, que la madre, avergonzá, sacólo tóo, y en llugar de les salchiches afumáes metió una bolsa de acelgues conxeláes y dos ramines anémiques de apio... ¡y la xente se puso a ambos llaos del pasillu pa aplaudir a la neña, por tar tan bien educá y ser un exemplu a seguir por tóos –y "toes"–!...

–... Pues que quiés que te diga, Belorcio... me fai eso a mí la mi fía y, en cuanto salgo del Super, pongo-i la cara del revés a guantazos...

–¡Anda!... ¿y que crees que fizo la paisana después de calentá-i los morros a la "concienciá" que tien en casa?... Volvió medio disfrazá con una pañoleta collorá y gafes negres, y arrambló con mediu "pallet" de albondigues enlataes... fíjéme que diba mordiendo una llata po’l camín, porque pa mi idea nun podía resistíse a coméles antes de llegar a casa...

Pero para no cargar las tintas solo contra los compatriotas que ejercen la segunda profesión mas vieja del mundo, es necesario informar de cómo, puestos a decir o a hacer cosas sorprendentes, en la Unión Europea no se quedan atrás. En muchas ocasiones consigue la "pole" y jamás quedan fuera del podio...

–Acaba de decir un comisariu europeu en Bruseles que "al reducir el consumu de energía llétrica, va a notáse un descenso nel recibu de la lluz...".

–¡Ah madre!... ¿dixo eso de verdá, ho?... o sea que ta bien acreditáo que, a convertíse en comisarios europeos, nun lleguen más que aquellos de mente privilexiá y que estudiaron en colegios de pagu...

–Pues los mismos que decíen que Putin nun diba a entrar en Ukrania y que el presidente rusu nunca diba cortar el gaseoductu, nun dimitieron y siguen enganchaos a un maxisueldu y empeñaos en seguir adelantre persiguiendo les mines de carbón pol mundu, al tiempu que lu "cabronicen" tóos los días.

–Querrás decir "que lu descarbonicen"...

–... Non, fiu, non: nun me equivoqué... dije "cabronicen".

Compartir el artículo

stats