Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El televidente | Crítica de televisión

Que hablen de mí, aunque sea mal

"Operación Triunfo", que no deja de perder espectadores semana tras semana, consigue mantenerse a flote a base de polémicas

Nia y Estrella Morente, durante su actuación.

Nia y Estrella Morente, durante su actuación.

Decía Oscar Wilde que "solamente hay una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti". Una máxima que, sobre todo con las redes sociales, no ha dejado de ganar adeptos. Que se lo pregunten a los responsables del nuevo "Operación Triunfo". El programa, que por lo que yo recordaba iba de cantar, se ha convertido en una máquina de generar polémicas con una capacidad para ofender a colectivos de toda condición como hacía tiempo que no veíamos.

Estrella Morente y su defensa "improvisada" de la tauromaquia ha sido la última polémica de una larga lista que incluye líos amorosos, problemas con el jurado, con el castellano, con el machismo, con el bullying e incluso con el coronavirus. Semana tras semana, el programa ha ido consiguiendo enmascarar sus bajos datos de audiencia con un buen puñado de noticias que poco tienen que ver con la música. Un ejemplo de ello fue el revuelo que causaron las palabras de Maialen, una de las concursantes, sobre los toros: "Se les puede sacrificar poniéndoles una inyección y que el animal no sufra o metiéndolos en una plaza y haciéndole pasar un estrés del copón, clavándole banderillas en la espalda mientras un montón de gilipollas están bebiendo, fumando y descojonándose. Hostia, es que es muy nazi. Ostras, hay que ser muy psicópata, mucho". Unas palabras que Televisión Española calificó entonces como "opiniones personales que no compartimos", pero que Estrella Morente no quiso dejar pasar. La artista aprovechó una actuación en directo en el programa junto a Nia, la favorita del concurso, para cantar unos versos de José Bergamín en defensa del toreo. Un gesto que elevó la polémica a la magnitud 9 en la escala de Twitter.

Lejos de arreglarse, los problemas para el concurso no dejaron de crecer desde la primera semana. Primero fue el trato que Eli -ya expulsada- daba a algunos de sus compañeros y luego fueron los comentarios machistas y homófobos de Jesús. Más tarde la polémica llegó también a los miembros del jurado. Valoraciones demasiado duras, disculpas y Natalia Jiménez desatada en las redes. La cantante de "La quinta estación" llegó a llamar "perras" a los que la criticaban por su papel en el programa.

Un capítulo especial merecen los líos amorosos en esta edición. El programa emitió en una gala un vídeo de Anne y Gerard besándose, algo que no sentó muy bien a los protagonistas, y el "24 horas" hizo el resto. Una concursante fue pillada asegurando que se habían "enrollado todos" e incluso llegaron a colarse unos gemidos en un vídeo, algo que pronto fue calificado como "una broma" por el programa. Vamos, que no lo ve casi nadie, pero ellos no se aburren.

Compartir el artículo

stats