31 de julio de 2009
31.07.2009
 

Los familiares pensaron que podían «estar de fiesta», pero el domingo empezó la sospecha

30.07.2009 | 02:00

Otriello (Cangas del Narcea),

Pepe RODRÍGUEZ

Hasta el domingo, la desaparición de Alberto García y Manuel Álvarez fue tomada como algo ajeno a cualquier desgracia. Las familias comenzaron a sospechar al llegar ese día y no recibir «ni una sola llamada de teléfono». Fue en ese momento cuando las alarmas saltaron y se inició sin descanso la búsqueda de los dos hombres.


Los familiares habían barajado la posibilidad de que Alberto García y Manuel Álvarez «estuvieran de fiesta en algún pueblo de la zona», pero las excusas se acabaron cuando llegó el domingo por la noche y no había ni rastro ni noticias de ninguno de ellos.


El rescate de los cadáveres fue muy complicado debido a lo frondoso del bosque y a la inaccesibilidad de la zona del accidente. Miembros de Bomberos de Asturias encontraron con vida, junto a los cuerpos, un cachorro de perro mastín, propiedad de uno de los fallecidos, que logró sobrevivir al siniestro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook