Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un paisano de Larna en Texas

Carlos Rodríguez, que trabaja en Houston, publica un libro en el que describe las andanzas del clásico habitante de las aldeas de Cangas del Narcea

Carlos Rodríguez Duque, sentado sobre una representación del mapa del Estado de Texas.

Carlos Rodríguez Duque, sentado sobre una representación del mapa del Estado de Texas. Reproducción De Pepe Rodríguez

Hay un tipo de habitante en la zona rural de Cangas del Narcea que puede describirse como deslenguado, socarrón, descreído y un poco ácrata. Es lo que llamaríamos un "paisano de Cangas", y es fácil de localizar con sólo darse una vuelta por el suroccidente de Asturias.

Tomando como base esa tipología, Carlos Rodríguez, profesor de lengua española en Houston (Texas, Estados Unidos), ha creado su personaje Manuel Fernández Pasarón "Manulo Menal". Nativo de la aldea de Larna (Cangas del Narcea), protagoniza su primera novela, "Las aventuras de Manulo Menal: el paisano más mundial, irreverente y agarrao del suroccidente asturiano". Manulo es solterón, está a punto de complir los sesenta años y es un practicante, a conciencia, de los siete pecados capitales.

Para acabar de rematar el espíritu cangués del libro, Ernesto García del Castillo "Neto", dibujante de LA NUEVA ESPAÑA, ilustra el trabajo con 25 estampas.

"Siempre me llamó la atención el sentido del humor de la gente con la que tenía contacto en Cangas del Narcea. Daba igual de qué pueblo fuesen o que te conocieran o no; podías hablar con alguien en un bar sin haberlo visto en tu vida y te contaba una peripecia con un humor más o menos fino y siempre con un aire ejemplificante que la hacía aún más graciosa", explica el autor.

Y es que Carlos Rodríguez pasó sus veranos de infancia en Larna, y eso forjó su personalidad: "Pasé todas las vacaciones estivales y todas las Semanas Santas de mi vida en Larna, excepto un verano que lo pasé en el pueblo de mi madre, Navas del Madroño, en Cáceres. Si te soy sincero, mi infancia allí fue algo monótona. Sin embargo, la adolescenia marcó mi vida para siempre. Larna era una continua juerga, si no ibas a las fiestas de los pueblos ibas a Cangas del Narcea los sábados por la noche a descubrir qué pasaba ahí fuera, y entre semana la chavalada de Larna nos juntábamos a bailar, a escuchar y a hablar de música, a contar chistes o a hacer planes que nunca salían bien".

Rodríguez quedó marcado, también, porque en Larna, a pesar de lo pequeño de la aldea, había un insigne periodista y escritor, José Luis Rodríguez Mera, pregonero de las fiestas del Carmen este mismo año, sin duda uno de los más representativos "paisanos de Cangas", aunque naciese en Extremadura. "El tener en Cangas a una persona que escribía en prensa local y nacional, que salía en la radio y que te encontrabas en Larna todos los años influyó en que mi querencia por la escritura acabase por florecer".

Rodríguez Duque estudió Filología Inglesa en la Universidad Complutense de Madrid y en el año 2005, harto de la rutina que presidía su vida, decidió irse a Estados Unidos a través de un programa de "profesores visitantes". Acabó en Houston, donde vive desde entonces. "Te sorprendería saber la cantidad de "manuladas" que me han acaecido aquí estos años... Profesionalmente he crecido, personalmente he madurado, me encanta esto y estoy viviendo como soñaba vivir cuando tenía veinte años, y encima en Texas... Sé que hay mucha controversia en España porque la gente tiene que marcharse del país, es duro dejar atrás a la familia y a los amigos, muy duro a veces, pero yo lo volvería a hacer sin dudarlo y se lo recomiendo a todos", asegura.

La primera edición de la novela, editada por Calecha Ediciones, es de 750 ejemplares que se van a repartir por gran parte de la geografía asturiana, el norte de León y una librería en Madrid. "Tengo la sensación de que el boca a boca va a funcionar muy bien y quizá los pedidos por internet hagan llegar la palabra de Manulo a lugares más recónditos. Una ex alumna mía es profesora de universidad en Pekín y quiere un ejemplar, aquí en Houston también me han pedido varios... nunca se sabe, la palabra de Manulo quizá acabe haciéndose universal", apunta Rodríguez Duque, tan socarrón como su personaje.

Y es que si algo tienen las andanzas de Manulo Menal es que, partiendo de lo más local y particular, atañen a sentimientos universales, algo que es común a las novelas clásicas de la picaresca española, tal y como reconoce el propio autor a la hora de definir su obra: "Todo lo que le pasa a Manuel le podría ocurrir a cualquier persona un día de esos aciagos en los que las cosas se tuercen. Hay una influencia innegable en el devenir del personaje que es la de la novela picaresca, un género genuinamente ibérico del que soy seguidor acérrimo y que acaba manando en algunos capítulos del libro", explica.

Los responsables de Calecha Ediciones ya están trabajando para organizar actos de presentación de la novela, pero, mientras tanto, en Cangas del Narcea ya se está convirtiendo en célebre la figura de Manulo Menal, un "pasiano de Cangas".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats