Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pampillo para las calles de Castropol

Los alfombristas ultiman los preparativos para los mantos florales del Corpus Christi, que este año estarán marcados por la escasez de rosas y hortensias

Emilia Ardura con una caja de pampillo recién recogido en Ribadeo.

Emilia Ardura con una caja de pampillo recién recogido en Ribadeo. T. CASCUDO

Durante siete largos días los artistas florales de Castropol se han dedicado en cuerpo y alma al pampillo, la flor de intenso amarillo que da nombre al colectivo (asociación cultural "El Pampillo") y otorga personalidad a las alfombras florales que el domingo llenarán de color las calles más céntricas de la capital castropolense. Los alfombristas cerraron ayer la campaña del pampillo y hoy empiezan las jornadas frenéticas previas al gran día del Corpus Christi, donde la ilusión y los nervios pueden al cansancio de tantas semanas de trabajo acumulado.

Aunque es difícil establecer una cifra, Elena Iglesias se aventura y dice que de pampillo se recogen unas 280.000 flores. No en vano, durante siete días, a razón de tres horas de campo cada día, han recogido 280 cubos y cada uno tiene capacidad para unas 1.000 flores. Es un trabajo "muy cansado", pues requiere estar de pie mucho tiempo, con la hierba por la cintura, en terrenos más o menos irregulares, y recogiendo flores una a una. A la labor de recogida hay que sumarle después el trabajo que se hace a continuación en el local de reunión de la asociación o en los domicilios particulares para deshojar cada margarita. Por último, los pétalos se guardan en bolsas de plástico y se conservan en la nevera hasta el sábado por la tarde, cuando empezará el trabajo duro y multitudinario en la calle.

No suelen tener problemas para localizar el pampillo, pues abunda por la zona y los propietarios de los campos no ponen inconvenientes para permitirles el acceso a sus propiedades: "No lo comen ni las vacas", dice la presidenta de "El Pampillo", Maite Muiña, quien explica que este año se ha recogido de manera mayoritaria en varias praderas del concejo de Ribadeo. La abundancia de pampillo choca esta temporada con la escasez del resto de flores: "Rosas hay muy pocas y hortensias, ni de broma las encontramos", resume Muiña, quien hace hincapié en que de los 700 rosales que cultiva Justa Pérez en Presno como hobby y para abastecer a "El Pampillo", este año sólo ha florecido una docena. Al coincidir este año la celebración más adelantada la flor escasea mucho, así que los alfombristas deberán ingeniárselas con pampillo, margarita blanca, ciprés... y con mucha imaginación.

Por cantidad de producto no sólo sobresale el pampillo, sino también el ciprés, al que los alfombristas castropolenses conocen coloquialmente como "verde". El jardinero municipal se ocupa de localizarlo y cortarlo para ellos. Calculan que dispondrán de 130 cajas. Entre las ayudas externas que recibe el colectivo también citan la del Centro de Día de Vegadeo, que ha vuelto a colaborar con "El Pampillo" en los preparativos del Corpus.

Según el calendario de trabajo establecido y una vez cerrada la faena del pampillo, hoy se dedicarán a recoger espadaña, mañana entrará en escena el hinojo, conocido en la zona como cioyo, y a partir del jueves tocará ingeniárselas para localizar flores por los alrededores. La tarea se promete complicada este año.

Desde Navidad

Los artistas florales iniciaron en Navidad los trabajos previos para la fiesta del Corpus y después de Semana Santa empezaron a trabajar en las plantillas para las alfombras y en perfilar los diseños con sus habituales "concos" de eucaliptos. Como cada año, los diseños serán nuevos para sorprender a los vecinos y a los cientos de visitantes que cada año se acercan por el Corpus a la capital castropolense.

En lo que no habrá sorpresas es en el itinerario, ya que se cubrirán de alfombras las mismas calles que en las últimas ediciones. También, como en los últimos tres años, volverán a realizar una alfombra en la capilla de San Roque. Será la única que no se retire tras la fiesta, ya que se hace con materiales no perecederos para que aguante más. Los alfombristas sólo esperan que, tras dos años de mal tiempo, en esta edición se den las condiciones idóneas para que sus diseños y su trabajo brillen como nunca.

La fiesta del Corpus, declarada de interés turístico regional, comenzará a las doce y media con la misa cantada por el coro "Ecos de Castropol". A continuación, comenzará la procesión, que recorrerá los mantos florales dispuestos en las calles bajo la música de la banda de gaitas "El Penedón".

La asociación "El Pampillo" cerrará el domingo un mes cargado de emociones, ya que al Corpus hay que sumar su presencia en el Congreso de Arte Efímero de Noto (Italia), donde realizaron una alfombra con el nombre de Castropol y cargada de alusiones a Asturias. La expedición ha supuesto un esfuerzo para los alfombrisas, que se pagaron de su bolsillo el viaje y sólo contaron con una pequeña ayuda de los organizadores del Congreso.

Compartir el artículo

stats