Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viaje a China sin salir de Castropol

El chino Yu Liu desarrollará los días 19 y 20 un taller infantil que persigue desterrar algunos mitos de la cultura oriental

Yu Liu, en la biblioteca de Castropol, con unos palillos chinos.

Yu Liu, en la biblioteca de Castropol, con unos palillos chinos. TANIA CASCUDO

"No tomamos la sopa con palillos, usamos cuchara, y también allí nos gusta dormir la siesta", dice entre bromas Yu Liu sobre los tópicos extendidos en España en relación a China, su país de origen. Quiere aprovechar su colaboración estival con la biblioteca Menéndez Pelayo de Castropol para dar a conocer un poco más la cultura oriental y ayudar a desterrar algunos errores. Será el cometido central del taller "Del Eo al Yangtze", que estará dirigido a niños de 6 a 12 años y que se desarrollará entre los días 19 y 20 de julio.

La bibliotecaria Manuela Busto está encantada con la ocasión que brinda Yu Liu: "Tiene experiencia con niños, es una persona joven que transmite muy bien, así que es una oportunidad para conocer un poco más un país que aún nos resulta exótico". El taller será gratuito, pero es necesaria la inscripción previa. Además, como complemento de esta iniciativa, la biblioteca pondrá a disposición de los usuarios una selección de libros infantiles y juveniles referidos al país asiático.

Liu nació hace 25 años en la localidad de Li Shui, a cinco horas en coche de Shanghai. Hace cinco años llegó a España como sparring de bádminton, un deporte que practicaba a nivel profesional en China. Decidió entonces aprovechar para formarse y se matriculó en la carrera de Ingeniería Informática, que sigue cursando en el campus de Viesques. Casualidades de la vida, fue Castropol una de las primeras localidades de Asturias que descubrió cuando llegó al Principado en 2011. Vino a hacer promoción del bádminton y conoció al técnico de deporte del municipio, Joaquín Bustelo, con el que está alojado estos días mientras desarrolla estas particulares prácticas en la biblioteca castropolense.

Aunque su castellano es más que aceptable, quiere perfeccionar su dominio del idioma y por eso este verano ha decidido aprovechar su estancia en Asturias para realizar unas prácticas que le permitan mejorar su nivel y, de paso, sentirse útil. "Le pregunté a Joaquín si necesitaba algo y me propuso esta actividad", señala.

Le gusta la temperatura de Asturias, más suave que en su región de origen, y no deja de sorprenderse con la amabilidad de la gente: "Saludan por la calle aunque no me conozcan". Si algo echa de menos de su país, además de a su familia, es la comida, aunque si se tiene que quedar con un plato no duda en elegir la tortilla. De cara al futuro, confía en que su conocimiento del español y su buen nivel de inglés le ayuden a sacar partido a sus estudios de ingeniería y lograr un buen empleo.

La biblioteca de Castropol está que no para, ya que, además de este taller, el Club de Lectura del centro planea un viaje a Gijón para mañana. La organización de la Semana Negra les ha invitado a participar en un encuentro con el autor griego de novela negra Petros Márkaris. Los integrantes del Club han conocido su trabajo de la mano de la serie de novelas del comisario Kostas Jaritos, y están encantados de poder conocerle y conversar sobre su trabajo.

Compartir el artículo

stats