Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PEDRO MARTÍNEZ | Presidente de la Asociación de Turismo Rural Oscos-Eo

"La oferta de los Oscos está bien, pero hay que mejorar en turismo activo"

"Se nos relaciona con paisaje, paisanaje y gastronomía, y, sobre todo, con atención correcta y auténtica; muchos marchan con ganas de volver"

Pedro Martínez, en la capital de Santa Eulalia de Oscos.

Pedro Martínez, en la capital de Santa Eulalia de Oscos. T. CASCUDO

El hostelero santallés Pedro Martínez acaba de tomar el relevo de Francisco López en la presidencia de la Asociación de Turismo Rural Oscos-Eo, un colectivo que en la actualidad cuenta con 35 asociados de los tres concejos de los Oscos. Es la segunda vez que Martínez se pone al frente

-¿Qué supuso el galardón para el territorio?

-A nivel vecinal supuso un gran orgullo para todos, y después, desde el punto de vista turístico, fue una inmensa promoción. La palabra Oscos salió en todos los medios de comunicación a nivel nacional y la verdad es que notamos el aumento de visitantes. No obstante, creo que la repercusión será a medio-largo plazo. Ahora también tenemos la suerte de que se va a rodar aquí, en el mes de marzo, la nueva película de Samu Fuentes. Esperamos que sea una buena película y que sirva para dar a conocer más la comarca.

-El premio sirvió también para que mucha gente de la zona saldara la deuda con los Oscos.

-La verdad es que hay gente de aquí al lado que no nos conocía. Siempre estuvimos un poco apartados, los Oscos sonaban como Las Hurdes. Aunque cambió un poco el chip, mucha gente sigue pensando que estamos lejos. Por eso nos encontramos con que llega gente de Oviedo o Gijón y alucinan. Incluso se dio algún caso de asturianos que vinieron recomendados por gente de Madrid. Actualmente estamos muy bien comunicados y tenemos microclima, por ejemplo se dan días en verano totalmente despejados mientras en la costa está cerrado de niebla. A veces incluso la gente da la vuelta en La Garganta, cuando solo tendrían que avanzar unos metros más allá para ver el sol.

-¿Qué novedades presenta el colectivo?

-En la reunión de renovación se decidió abrir la asociación a otros sectores, no solo al turismo. Así que ahora puede formar parte cualquier establecimiento, desde tiendas a artesanos. La idea es que todos dependemos de todos, así que debemos trabajar unidos. Por otro lado, está en marcha la renovación de la página web, en la que tendrán cabida todos los socios. Queremos que el portal sirva para que el visitante pueda ver todo lo que se va a encontrar, además de incluir una agenda de eventos. El fin principal de la asociación es la promoción, así que debemos tener una buena página que permita atraer a la gente. Debemos procurar asistir a todas las ferias para lograr que se hable de nosotros.

-¿Cómo es la oferta de los Oscos?

-La palabra Oscos suena bien y hay que procurar que siga así, que suene a buen paisaje, paisanaje, buena gastronomía... y, sobre todo, que el visitante sea atendido de la forma más correcta y auténtica posible. Por suerte, contamos con un público muy fiel y hay clientes asiduos desde hace más de veinte años. Un gran porcentaje de la gente marcha con ganas de volver y regresa muchísima gente, algo muy importante y gratificante para los que nos dedicamos a esto.

-¿Qué es lo que más destaca el turista de esta zona?

-Les llama la atención que somos muy familiares. Van a un apartamento y es fácil que se marchen con huevos, chorizos o patatas de casa, y se quedan locos. Creo que en los pueblos pequeños hay más autenticidad y eso gusta al cliente.

-¿Qué lugares del entorno de los Oscos traen marcados como de visita obligada?

-La gran mayoría de la gente que viene tiene previsto visitar la playa de Las Catedrales, de Ribadeo (Lugo), pero también traen señaladas visitas a otros lugares como el museo etnográfico de Grandas o a Taramundi. En general tenemos muy buena relación con nuestros vecinos y nos enviamos gente unos a otros.

-¿Cuál es el perfil del visitante que viene a los tres Oscos?

-Nos visitan muchas parejas de entre 20 y 50 años y también aumentó mucho el turismo familiar. Es un buen sitio para venir con niños, pues pueden andar libres, y para los de las ciudades supone descubrir cosas que nunca vieron, como de dónde sale la leche. Aquí se sienten tranquilos y bien cuidados.

-¿Cómo están en cuanto a plazas hoteleras?

-Tenemos más de 400 plazas, que son muchas para tres concejos tan pequeños. Creo que la oferta está bien. En verano hay un nivel alto de ocupación, pero también se trabaja bastante bien los fines de semana, cuando viene mucha gente de Asturias y Galicia, que para eso nuestra ubicación es buena porque estamos en el medio. Después, en verano vienen muchos turistas de Madrid, pero también de Valencia y Alicante. Además, en verano, si hay ola de calor en el sur, nos repercute positivamente y se nota que viene más gente de allá. Cojeamos más en el turismo extranjero.

-¿En qué se debería mejorar?

-Creo que fallamos un poco en actividades de turismo activo y eso que ahora contamos con una empresa que ofrece paseos a caballo. En verano tenemos el área recreativa de Ferreira, que funciona muy bien, y luego disponemos de un buen número de rutas de senderismo, que están limpias y bien señalizadas. En cuanto a espacios museísticos, es importante que reabra el museo Casa-natal del Marqués de Sargadelos, en Ferreirela, pues atrae a mucha gente. Después, en San Martín está la Casa del Marco y en Villanueva el Ecomuseo del pan, que funciona muy bien y gusta mucho. Otros atractivos son el Palacio de Mon y el Monasterio de Santa María.

-¿Algo que reprochar a los ayuntamientos?

-Tenemos muy buena relación y la verdad es que tienen proyectos muy guapos para tirar del turismo. Se está dando mucho impulso a las pruebas deportivas, como el Ultra Trail Oscos Natural que se estrenó el año pasado, y la verdad es que funcionan muy bien y siempre son un éxito.

-¿Se notó mucho la crisis en la zona?

-Vivimos una época dorada entre 2002 y 2010, pero después 2012 y 2013 fueron años terribles. Aquí la crisis llegó más tarde, pero llegó. Ahora la cosa ha mejorado y se nota que la gente está perdiendo poco a poco el miedo a gastar, pero también es cierto que nos adaptamos a las circunstancias. Hay menos gente que puede salir de vacaciones y la que sale lo hace con menos dinero.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats