Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Tirso, con un eólico activo, negocia la instalación de dos nuevos parques

Una de las empresas colocará un medidor en la zona durante un año para evaluar la rentabilidad del proyecto y la otra busca localizaciones

El Ayuntamiento de San Tirso de Abres está en conversaciones con dos empresas para la instalación de nuevos eólicos en el municipio que se sumarían al único operativo en suelo santirseño: el parque de A Xunqueira, puesto en servicio en diciembre de 2012 e inaugurado en marzo de 2013. El

"Apostaremos por los proyectos planteados si la oferta económica es interesante. Consideramos que ahora mismo es una de las posibles vías de financiación para ayuntamientos pequeños como el nuestro. Sería una aportación económica importante para el mantenimiento de los servicios", reflexiona el Alcalde santirseño, el socialista Clemente Martínez. Explica que los ingresos para el consistorio vendrían a través del montante de la licencia de obra y del canon anual acordado.

Explica Martínez que ahora mismo hay una empresa que dispone de la concesión sobre un suelo de propietarios particulares ubicado entre la localidad de Trasdacorda y la capital santirseña, en la zona del concejo que linda con el municipio lucense de A Pontenova. La firma ha tomado la decisión de instalar un poste de medición eólica durante un año. "Quieren evaluar si el parque sería rentable y por lo que sabemos, el poste se instalará ya, en cualquier momento", precisa el regidor, que explica que la idea inicial de esta firma es la instalación de tres torres.

El gobierno local tiene constancia de una segunda empresa interesada en implantarse en el concejo, si bien en este caso están en una fase previa y lo primero que van a hacer es buscar localizaciones idóneas para plantear la instalación de otro parque.

El eólico de A Xunqueira, el único con el que cuenta el concejo, comenzó a operar en diciembre de 2012 tras más de una década de trámites. En el momento de su inauguración contaba con dos particularidades: era uno de los pocos eólicos asturianos promovidos por promotores independientes ajenos a los grandes grupos energéticos habituales entonces y también era uno de los primeros en incorporar máquinas de tres megavatios.

El Ayuntamiento santirseño, gobernado en aquel momento por la popular Goretti Quintana, defendió el parque por la repercusión económica que tenía sobre las arcas públicas. Por un lado, se ingresó un buen montante en concepto de licencia y después se negoció un canon anual. El gobierno actual confía en que los nuevos convenios que se puedan firmar superen las condiciones económicas del de A Xunqueira.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats