Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una lubina de 6,5 kilos, el premio de un pescador en la playa de Campiechos (Valdés)

"¿Dónde voy a estar mejor que aquí, con la que está cayendo?", dice José Manuel Quintana, el afortunado deportista

José Manuel Quintana Pérez, con la lubina que capturó el domingo a caña.

José Manuel Quintana Pérez, con la lubina que capturó el domingo a caña.

"Soy pescador de caña y aunque vivo en La Felguera desde hace 40 años estoy pasando una temporadina por aquí, por Valdés, y ¿dónde voy a estar mejor, con la que está cayendo?". José Manuel Quintana Pérez no sólo pasa entretenido su tiempo de ocio sino que sabe sacar buenos rendimientos a su afición como pescador. Como el domingo, cuando sacó una lubina de casi 6,5 kilos de la costa valdesana.

"A partir de cinco kilos ya son robalos y aunque no es la más grande que pesqué, porque ya saqué alguna de ocho kilos o por ahí, sí que es una buena pieza", explica este experto de la caña deportiva. El tremendo ejemplar lo echó a tierra cuando pescaba en la playa de Campiechos, cerca de Cadavedo, y usando parrochas de cebo. Fue el suyo un lance que premiaba la constancia ya que "el día anterior se me habían escapado dos, porque me rompieron el sedal. Los peces tan grandes es difícil a veces sacarlos, porque con la caña arrastras pero pesan mucho, así que tienes que aprovechar alguna ola grande para cogerlas y no siempre te arreglas fácil", explica.

José Manuel Quintana con el ejemplar.

José Manuel Quintana con el ejemplar.

Dice este experto que estos ejemplares tan grandes se acercan a la costa a comer cangrejos, y por eso se ponen tan a tiro de los pescadores de caña. "Vienen a cebarse a la punta de las playas, y hay que aprovechar". En su caso lo hizo bien y con semejante lubina comerán muchos miembros de su familia.

Compartir el artículo

stats