DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Frente común de 9 alcaldes para retener la prueba de acceso a la Universidad en Tapia

Los concejos ligados a los institutos tapiego y de Vegadeo consideran injusta y carente de argumentos la centralización de la EBAU en Luarca

Los nueve municipios ligados a los institutos Marqués de Casariego, de Tapia, y Elisa y Luis Villamil, de Vegadeo, están en pie de guerra por la decisión de la Universidad de Oviedo de trasladar las pruebas de acceso a la Universidad (EBAU) para el Noroccidente de la capital tapiega a Luarca. Consideran “injusta” e “injustificada” la decisión y exigen el regreso de los exámenes a la que fue su ubicación durante los últimos treinta años.

“Creemos que se ha generado un problema y un perjuicio para el alumnado de la comarca en un tema en el que existía consenso. Tapia es un punto más o menos equidistante para todos los alumnos”, señala la regidora de Tapia, Ana Vigón. Tanto Vigón, como la alcaldesa de El Franco, Cecilia Pérez, entienden que la decisión para este año está tomada, pero piden que el año próximo la EBAU regrese a Tapia, donde se realiza de manera prácticamente ininterrumpida (solo un año se trasladó a Navia por obras en el instituto tapiego) desde el curso 1985-1986.

“No me parece bien y estoy en total desacuerdo con el traslado de la sede. El cambio representa olvidarse de la territorialidad porque la sede de Tapia era central, equidistante de todos los alumnos”, apunta Pérez. Asume que el alumnado que procede de los institutos Galileo Galilei, de Navia, y Severo Ochoa, de Luarca, es superior al que aportan Tapia y Vegadeo (180 respecto a alrededor de 60), pero cree que la selección de la ubicación “va más allá de una cuestión de números”. “Somos un territorio que continuamente se ve castigado por la pérdida de población y servicios y flaco favor nos hace. Se nos llena la boca hablando de ruralidad, de revitalización demográfica del medio rural...pero con estas medidas no se logra eso”, lamenta.

En la comarca Oscos-Eo son especialmente críticos con el traslado, al ser sus jóvenes los más perjudicados por la lejanía de la sede luarquesa. “No estamos de acuerdo con el traslado y vamos a plantar cara a esta situación. No se nos consultó y se tomó una decisión sin conocer las circunstancias de la comarca”, señala el alcalde de Vegadeo, César Álvarez, quien entiende que la Universidad está a tiempo de recapacitar.

El alcalde de Castropol, Francisco Javier Vinjoy, apunta que no ha visto “ningún argumento plausible para tomar esta decisión, todo lo contrario, parece que la elección carece de cualquier tipo de rigor”. El regidor castropolense cree que “por posición geográfica, por historia y por el buen hacer del instituto tapiego” la EBAU debe mantenerse y confía “en que esta decisión arbitraria se revierta de forma inminente”. Opinión parecida tiene el alcalde de San Tirso de Abres, Clemente Martínez, quien muestra su apoyo total al alumnado de Vegadeo y Tapia, que ha convocado una protesta para el sábado 22. “No se entiende el cambio. Es una pérdida para toda la comarca y va en contra del apoyo a la zona rural”, esgrime. Por su parte, el alcalde de Santa Eulalia de Oscos, Víctor Lorido, considera que el cambio “es un trastorno para estas zonas más alejadas”. En San Martín de Oscos, su alcalde, Pedro Álvarez, considera que el cambio no es justo y añade que se trata de una prueba más de que “en el Occidente estamos olvidados”.

En el valle del Navia los regidores son menos combativos con el cambio, pues no supone un incremento de la distancia que debe recorrer el alumnado. Eso sí, la alcaldesa de Villayón, Estefanía González, considera que el motivo del traslado debe quedar claro. La Universidad justificó el cambio diciendo que Luarca “resultaba más adecuado para las necesidades del servicio y para mantener todas las medidas sanitarias”. Sin embargo,la EBAU se hizo el año pasado en el polideportivo tapiego sin que hubiera quejas por el cumplimiento de las medidas sanitarias.

Compartir el artículo

stats